domingo, 15 de enero de 2017

Nace tercera hija de la doctora Ibeny Peralta.



Emma Bourdierd Peralta.

Por Marcelo Peralta

Ayer ha nacido la tercera nieta hija de la Doctora en Medicina, Ibeny Peralta y del licenciado, su esposo Vidal Bourdierd.

La han nombrado Emma Bourdierd Peralta.

Vino al mundo a unirse con sus dos hermanitas Isabella y Valentina.

Ha ido con la ayuda de Dios y de los abnegados médicos de la Clínica Perpetuo Socorro en Mao, provincia José Desiderio Valverde.

La pureza de tu alma, debe darnos la fortaleza de enseñarte la senda que Dios trazó para ella y poder hacer de su vida una obra casi perfecta como el más audaz escultor.

Dios ha querido amasar los ingredientes que permitieron la formación de su ser, desplegar el abanico de colores que la formaron y dar vida plena con sus pinceladas de bondad, humildad, sabiduría, esperanza, amor, perseverancia y paciencia en los momentos más difíciles.

Confiamos en que el Todopoderoso dará sonrisas, mucha alegría por vivir y ser feliz, amoldando así su vida para gozo del mismo Dios.

Para tus padres Ibeny Peralta y Vidal Bourdierd la alegría de haber cumplido con la voluntad que Dios dejó en sus manos y para Emma la satisfacción de haber formado su mejor obra la que será el espejo en el cual se reflejen sus hábitos y condiciones humanas.

Con el amor profundo que deben impregnarles, desde el fondo de sus corazones, junto a sus dos hermanitas Isabella y Valentina con mucha emoción, verla como creces día a día y en el futuro dirás “cosas de abuela y no por eso cosas de vieja”.
 Como vino sola, también estaba sola en la habitación separada de su madre, pero con la seguridad de una joven enfermera.
Emma es una personita que ha venido llenarnos de alegría.
Durante el tiempo que estuve en la Clínica Perpetuo Socorro, Doctor Moya, Emma estaba llamando la atención con sus chillidos que se escuchaban a una gran longitud.
A pesar de tener pocas horas de haber venido al mundo, con sus ojitos traviesos daba más cambios de luces de los semáforos en las intercepciones mandando señales, exigiendo por alimentos líquidos.
Quise decirle algunas palabras por haber venido al mundo, sin embargo, rehusé hacerlo porque no me respondería, aunque sí guardaría en su disco duro para recordármelas los días por venir.

Y comprendo que en ese día, sábado 14 de enero del 2017 no me hubieras entendido porque todavía su lenguaje es el de los Ángeles en la tierra.

Salud y bendiciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario