lunes, 12 de junio de 2017

Ojalá que no caiga otro sabanetero.

accidente horrible en moto fotos fuertes

Por Marcelo Peralta. 
La prudencia en la calle es una herramienta vital para evitar accidentes.

Una persona prudente al conducir un vehículo sin importar el cilindraje evita cualquier tipo de distracción y se concentra en su objetivo, que es, llegar bien a su destino.

accidente horrible en moto fotos fuertes
La cortesía y el respeto son valores que debes practicar al conducir.

Muchas personas agradecen los gestos de cortesía en la calle.

 Hay que ceder el paso, respetar a los peatones y a las autoridades de tránsito.

Los motoristas deben utilizar siempre el casco protector.

Al usarlo puede salvar la vida si tiene un impacto en la cabeza al accidentarse, porque está categorizado por cuestión de decesos en calles y carreteras.

El caso protege la cabeza, cerebro, cara porque absorbe y distribuye la fuerza del impacto en caso de accidente.

Es obligatorio, por ende al no utilizarlo y la policía de tránsito no debiera vacilar en hacer cumplir la Ley 63-17 referente a la de Movilidad, Transporte Terrestre, Transito y Seguridad Vial de la República Dominicana.

Usar el casco debe ser una acción inteligente de las personas decentes que conducen motocicletas.

Otro peligro al conducir es  tecnología que juega un papel protagonista en el desarrollo y avance de los pueblo, pero sin embargo, se vuelve un peligro al conducir y comenzar a enviar mensajes de texto, las conversaciones por chat y hasta las mismas “selfies”, porque esto  distrae al conductor.

Muchas personas creen que andan solos conduciendo por las calles, no cuidan su integridad física y menos las de los demás.

La velocidad, consumo de alcohol, irrespeto a la Ley 63-17, uso indebido de celulares, son los principales binomios a provocar percances.

En ese sentido, se impone de medidas a fin de disminuir los riesgos de sufrir accidentes automovilísticos y seguir perdiendo ciudadanos, especial a jóvenes.

Como padre me preocupa que jóvenes valiosos mueran por accidentes de tránsito y sigan enlutando a los hogares de este humilde pueblo.

Se impone adoptar conciencia ciudadana, para que padres, madres, hermanos, hermanas, vecinos y amigos incidan con la finalidad de convencer a los jóvenes a conducir sin tomar alcohol, en las  motocicletas usar el casco protector, manejar con prudencia, respectar los límites de velocidad señalados en la Ley 63-17.

Además, manejando motocicletas y  vehículos de motor evitar hablar por teléfono celular, ajustar la velocidad a las condiciones del camino, el clima y el tránsito; verificar las llantas, sobre todo si se sale a largas distancias en las carreteras.
Evitar, también, el ingerir alimentos pesados a la hora de salir a conducir en carretera, porque puede provocar sueño; descansar bien antes de hacer el viaje, hacer paradas cada dos y tres horas para estirar las piernas, respirar aire puro y despejarse.

No podemos seguir perdiendo a jóvenes porque son ellos que van a dirigir los destinos de la Patria en el porvenir.

Basta ya de los chirrillos de  neumáticos, crujido de metales, estallido de vidrios, gritos de personas y luto en los hogares.

El respeto a la vita y a las normas de seguridad y el simple sentido común pueden evitar muchos accidentes.

Es una necesidad impostergable que se establezcan límites de velocidad, usar el cinturón de seguridad y evitar enviar mensajes de texto por teléfonos mientras se conduce.

El límite de velocidad en algunas carreteras es muy bajo, sin embargo, sobrepasarlo, no supone, por lo general una gran diferencia en el tiempo que le toma a uno llegar a su destino. 

¿Vale la pena arriesgarse a tener un accidente por ahorrar tan poco tiempo?.

Los cinturones de seguridad son para su protección y la bolsa de aire un sustituto del cinturón, ya que ambos elementos están diseñados para trabajar juntos.

Si el ocupante no lleva abrochado el cinturón, la bolsa de aire pierde su efectividad y puede resultar peligrosa. 

Hay que insistir en que nunca se debe leer ni escribir mensajes de texto mientras esté al volante.

Igual, hay que recomendar que manejar con sueño es tan peligroso como manejar borracho, porque se está en estado de somnolencia.

Esta situación provoca dificultad para enfocar la vista, parpadeo constante, pesadez en los ojos, no permite mantener la cabeza erguida, ocasiona bostezos, pierde las señales de tráfico, se salen del carril, pegarse al vehículo del lado, del que va delante, pisar las bandas sonoras a los lados de la carretera.

Aunque se demore, conduzcan seguro, con decencia, porque vale la pena por su seguridad y la de los demás.




No hay comentarios:

Publicar un comentario