miércoles, 23 de noviembre de 2016

Agradecen periplo por Puerto Plata de la Primera Dama.




Aunque viven una dramática situación, residentes aquí agradecen que Candidata Montilla de Medina viajara a Puerto Plata a llevar ayuda, solidarizarse con los afectados, amasando lodo, cargando y acariciando niño.

Por Marcelo Peralta y Antonio Heredia.

Sosúa, Puerto Plata, R.D.- En su periplo por zonas devastadas y afectadas por las lluvias y desbordamientos de ríos aquí en Puerto Plata, la Primera Dama, Cándida Montilla de Medina, se solidarizó con los afectados, amasa lodo, carga y acaricia niño.

La esposa del Presidente Danilo Medina carga un infante mientras contempla el rostro de su madre que relata las penurias causadas por las lluvias.

Montilla de Medina ha viajado desde la ciudad Santo Domingo hasta Puerto Plata donde vivió por algunas horas la dramática situación en que han quedado millares de familias provocadas por las lluvias.

La dama se sensibilizó, humanizó, solidarizó, llevó alimentos, colchones, frazadas, reanimó a decenas de personas de las miles de familias afectadas por las lluvias en las zonas del Norte, Nordesde, Cibao y Región Noroeste.

 
La Primera Dama, Candida Montilla aplastando lodo.

Además de traer ayudas, la esposa del Presidente Danilo Medina conversó con amas de casa, se sentó en las sillas de los “pobres”, cargó a un niño, al que acarició debajo de una enramada y contempló el drama de varias madres que lo han perdido todo.

Aparte de eso, la señora Montilla de Medina recorrió zonas vulnerables y amasó lodo en los callejones palpando las deprimentes condiciones en que viven en medio del desaliento millares de familias.

Anduvo por los municipios San Felipe de Puerto Plata, Montellano y Sosúa llevando ayudas y ánimo a los damnificados que fueron afectadas por las inundaciones que dejaron a cientos de damnificados.
Tras su periplo, embotada, pantalones y blusa colores azules la esposa del presidente Danilo Medina fue acompañada, además de su seguridad, estuvo el Obispo de Puerto Plata, su Eminencia Reverendísima, Monseñor Julio César Corniel Amaro; el gobernador Iván Rivera, su esposa Maritza Núñez de Rivera y la Directora del Plan de Asistencia Social de la Presidencia, Iris Guaba.
Compartió con ciudadanos afectados, escuchó sus necesidades, entregó alimentos, artículos del hogar y medicamentos en los sectores “Sosúa Abajo” y “Maranatha”, “El Buen Pan” de Montellano y Puerto Rico.
Se notaba muy sensible cuando ingresaba a las humildes viviendas y observaba las condiciones de las estructuras, en su mayoría construidas con tablas y zinc de muy malas  condiciones.

En los momentos en que la esposa del jefe de Estado iba a saludar a las mujeres, su rostro y vista compungida reflejaba una especie de preocupación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario