jueves, 13 de julio de 2017

Josián Espinal, su vida y sus obras.


Josián Espinal.

Este sábado 15 se pondrá a circular  “La vaquita de Emiliano”.
Por Marcelo Peralta.
El Guanal, Santiago Rodríguez, R.D.- Su mirada fija.
Su esbeltez.
La belleza del entorno.
El verdor de los arboles.
Su amor por la familia.
Don José Antonio Espinal- Josián, entregó todo para formarlos y hoy son todos profesionales.
Tomando un sorbo y rodeado de su esposa Teresa, hijas, hijas y nietas y nietos.
Compuso cientos de poesías sin haber ido a escuela a estudiar música.
El poeta con la mirada fija hacia el infinito como reviviendo al pasado y queriendo expresar algunas palabras.
Si recordara ¿“Cuánto lo valoramos”?.
¿“Cuánto lo apreciamos”?.
 ¿“Cuántas poesías compuso”?.
¿“Cuán orgulloso nos sentimos de ser su amigo”?.
¿“Cuántas alegrías salen de mi corazón al verlo”?.
¡Don José Antonio Espinal- Josián elevamos creces a su persona!.
Es esposo y padre ejemplar.
El poeta popular.
Es el amigo.
El agricultor.
El criador de ganado.
El esposo sincero.
El padre ejemplar.
El poeta popular.
Es hijo mayor de una familia de 11 del matrimonio de los esposos Pedro María Espinal López y Ana del Carmen Durán Peralta.
Nació el día 8 de enero del 1935 en El Guanal.
Allí nació y se quedó.
Se casó con Teresa de Jesús Pérez Domínguez, con quien procreó 7 hijos.
Pedro Antonio-Pellín-, Dionisio de Jesús, Luis María, Ana Dolores -Loly-, María Teresa, Carmen Teresa y Francisco Javier.
Don Josián ha vivido en cuerpo y alma al cultivo de la tierra y la cría de ganado.
Desde joven se convirtió en un sembrador e innato.
De fe cristiana.
Apegado a sus raíces.
Amante de la naturaleza y a la poesía popular.
En sus años mozos perteneció a la Acción Católica.
Luchado innato por los mejores intereses colectivos.
Dirigente y fundador de la Asociación de Agricultores Severino Estévez en su comunidad El Guanal.
Pieza clave del Movimiento Campesinos Independiente-MCI-.
Luchó por años enfrentando la represión de los temibles y sanguinarios 12 años del balaguerato.
Salió a las calles a exigir mejores condiciones agrarias para el hombre y la mujer del campo con derechos a producir frutos.
Poeta natural.
Don Domingo Moreno Jiménes dijo: “El poeta nace, no se hace”.
A los 14 años demostró sus cualidades, inclinación, pasión y adicción por el arte.
Declamaba en velatorios, actividades sociales, culturales, campesinas, deportivas y políticas.
En esos escenarios improvisados a través del crisol de la poseía expresaba las problemáticas que afectaban a la sociedad.
Su ingenio poético parió a “Un jilguero silba en Sabaneta”; “El olor de mi campiña”; “Déjenme seguir cantando”; “Camino a la frontera”; “Son como estrellas”; “Navidad de los pobres”; “Homenaje a la profesora Doña Blanca”.
Otras fueron; “Cuando este juego se tranque”; “El pobre y el rico”; “Cámbieme el disco compai”; “Lamento de mi campiña”; “Saludo al Plan Decenal”; “Al agrónomo en su día”; “El pobre así no se salva”; “En el día del maestro”.
Además, “A la mujer en su Día”; “Hasta Cuando”; “Desde que caímos en el fondo”; “Descubrimiento de que”; “Democracia o zancadilla”; “Homenaje a los grandes descubridores”; ¿Que es lo que tiene esa silla?.
Compuso, además, “La política criolla en el terreno del juego”; “Acuerdo etambai (Stand by)”; “La mala suerte del pobre”; “La política y la religión”.
Escribió y declamó durante más de 30 años.
Trabajó agricultura, criando ganado y los deberes del hogar.
Procreó, crió, educó y formó a sus hijos e hijas con esfuerzos combinados junto a su esposa Teresa a quienes impregnaron modales y formación.
Trabajaba duro, mientras en sus tiempos libres los dedicaba a escribir poesías e irse a las misas en la ciudad.
Participaba en escenarios en las provincias Santiago Rodríguez, Dajabón, Montecristi, Valverde, ubicadas en la Región Noroeste, en Santiago, Santo Domingo y otras.
Este sábado circulará en el salón Profesor Juan Bosch de la Gobernación en Santiago Rodríguez a partir de las 7:30 de la noche su nueva obra “La vaquita de Emiliano y otros versos”.
Sus obras:
Ha sido su hijo, el empresario Pedro Antonio Espinal que desempolvando papeles, luchando entre las trazas, insectos y el polvo, rescata 25 de esas composiciones quien mandó a organizar, a imprimir, a hacer un “libro en su honor y memoria”.
Peleaba con la carcoma y la deformación oral para mandar a imprimir las décimas inéditas de su padre.
En la postrimería de su vida, esas obras literarias inéditas quedan plasmadas en su libro para la posteridad.
Las poesías las escribía en papeles amarillentos, cajas de cartón, las guardabas en cerones, árganas, gavetas y viejos baúles.
Premios:
Don Josián, ganó el primer lugar como poeta y una placa de reconocimiento en el 1985 en el concurso en las ferias regionales en las provincias Valverde, Santiago Rodríguez, Dajabón y Montecristi que organizaba cada dos años el Instituto para el Desarrollo del Noroeste-INDENOR- que presidía el Obispo de la Diócesis Mao-Montecristi, su Eminencia Reverendísima, Monseñor Jerónimo Tomás Abreu Herrera, ya fallecido.
Repitió la misma proeza en el año 1987 en las mismas ferias agrícolas y artesanales organizadas por el INDENOR, pero esta vez celebrada en la provincia de Dajabón.
La empresa licorera Barceló Industrial, le otorga una placa de reconocimiento en 1993 por sus aportes al desarrollo de la provincia Santiago Rodríguez.
Concursa en un programa de radio, titulado: “Vamos a decirlo en décima”, logrando el segundo lugar.
Mientras que en la segunda Feria del Libro en la ciudad de Santiago de los Caballeros, en 2005, recibió el reconocimiento “Café Bohemia” improvisando décimas.
Peregrinaje:
Desde Santiago Rodríguez se traslada a la ciudad de Santo Domingo para participar como decimero en el programa de televisión que dirigía el ya fenecido comediante Freddy Beras Goico en su programa “Con Freddy y Punto”, en “Punto Final” que transmitía por el canal 9 de Color Visión en la ciudad de Santo Domingo.
Otros de los programas en los cuales participa de manera activa fue en CDN que les hizo un reportaje como “Personaje Orgullo de la Comunidad”.
En la vida, Don Josián presenta un manojo de poesías populares frescas, agradables y escritas por él.
“Como un atardecer otoñal en Sabaneta”.
Quienes conocen a este incomparable ser humano que hoy está postrado, consideran que la poética del trovador popular Josián Espinal estaba ataviada de una pureza, que la hace colindar con la candidez, tan comprometida, que la obliga a rozar con la trova.
Este creador de las décimas escribió que hoy transcienden las fronteras literarias por su pureza y sentimientos.
Sus escritos han afinado el arpa de una robustez, a tal que cada espinela de ella, pudieran orientarse a una trinchera para iniciar el combate por los pobres, por los olvidados, los fruidos y los dolitos, al considerar que eso es tierra, llanto y olvido a través de toda su historia.
Muchos conciudadanos coinciden en señalar que frente a una persona erudita, la poesía popular de su autoría, auténtica, manuscrita y original con sabor a recuas de animales en las madrugadas, o a las caídas de sol, es una llamada a la conciencia y a la reflexión.
Mas, esas poesías son un canto que huele a surcos recién sembrados, a juntas de hombres desyerbando en las plantaciones agrícolas, un canto por vida, a remontarse a tiempos a tras, y sería como sentarse escuchar el silbido del jilguero en los encantadores campos contagiosos de confort, atractivos y verduzcos sabaneteros.
Pero, cuando la vida nos abate y la Ley Divina nos llega para llevarnos al sepulcro habrían, entonces que recurrir a aquella frase escrita por Juvenal: “Solo la muerte confiesa cuán débil es el cuerpo del hombre”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario