miércoles, 18 de enero de 2017

Afectados por lluvias en La Isabela protestan denunciando que el gobierno los abandona.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, exterior y naturaleza
Por Marcelo Peralta y Rafael Díaz Gómez.
La Isabela, Puerto Plata, R.D.-Las lluvias en los meses de noviembre y diciembre del 2016 y enero 2017 en las comunidades La Isabela, Punta Rusia, La Encenada y Estero Hondo, con daños en las vías de acceso y muertes de varias personas, el abandono a que están por el descuido de las autoridades ha provocado el surgimiento de protestas de los comunitarios.
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior
Desde el gobierno no se vislumbran alternativas ni iniciativas que contribuyan a recobrar la normalidad en esas comunidades seriamente golpeadas por las lluvias, derrumbes de tierras, destrucciones de puentes y deterioro en las vías de acceso.
La imagen puede contener: una persona, de pie, multitud y exterior
Tras protestas de comunitarios, no se hizo esperar la represión y maltratos de los agentes policiales apresando y golpeando a los protestantes que buscan que el gobierno vaya en su auxilio.
Las lluvias provocaron las muertes de 5 personas, 3 de una misma familia, quienes perecieron ahogadas al desbordarse los ríos “La Jaiba y Gualetico” a causa de las lluvias que un domingo inundaron centenares de viviendas donde decenas de personas perdieron sus techos.
Consternadas por el virtual abandono estatal, comunitarios derribaron árboles y los colocaron junto a basuras en las vías, donde se presentaron efectivos de la policía, reprimió, insultó y apresó a varias personas.  
En aquella oportunidad, las personas que murieron ahogadas fueron Isaura, Ney y Reynaldo D’ Aza, de 13, 25, 37 años de edad y todos miembros de una misma familia y se añadieron los nombrados Pedro Antonio Batista, de 64 años y Delvis Núñez, de 38 años.
Los miembros de la familia D’ Aza fueron arrastrados por el Río Gualetico, que penetró con una gran corriente al centro del pueblo de “Gran Diablo” y se llevó casas, aunque las personas estaban encimas del techo fueron arrastradas al desplomarse el inmueble.
Mientras que los nombrados Batista y Núñez murieron cuando intentaron cruzaron una cañada  montados en una motocicleta siendo arrastrados por la corriente y sus cadáveres recuperados dias después por socorristas de la Defensa Civil.
Y plantaciones de plátanos, yucas y otros rubros de ciclo corto que se cosechan en abundancia en esta zona fueron devastadas por la crecida de ambos ríos “Gualete, Laguna Grande, Caño Manuel y Gran Diablo”.
El Director del Hospital Municipal, doctor Elvin Raúl López, evaluó en 5 millones de pesos los daños sufridos a la estructura causa de las lluvias y las inundaciones que se dañaron valiosos equipos quirúrgicos, de laboratorios, planta eléctrica de emergencia, reactivos y el almacén donde guardaban medicamentos de gran valor para socorrer a las personas que van de consultas a este centro de salud.
López sostuvo en aquella oportunidad que el personal y pacientes fueron puestos a reguardo para evitar que sufrieran algún percance a causa de estas inundaciones.
Mientas que el director del Distrito Escolar 11-07, Cristóbal Noesí, destaco que aunque los centros escolares públicos no fueron afectados por este fenómeno natural, suspendieron la docencia y ofrecer albergue de las familias afectadas.
Era notoria observar decenas de colchones en las calles y los pocos ajuares que pudieron salvar, porque el agua penetró a sus viviendas y las inundó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario