viernes, 18 de octubre de 2013

Día del sociólogo dominicano y se resalta a Pedro Francisco Bonó


Pedro Francisco Bonó Mejía.

El sociólogo Enmanuel Castillo,director  del periódico La Información, también hoy es su día
Por MarceloPeralta
Santiago, R.D.- Hoy es el día del sociólogo dominicano y uno de ello lo fue el santiaguero Pedro Francisco Bonó y Mejía.

Fue el primer sociólogo dominicano y obra básica fue titulada "Apuntes sobre las Clases Trabajadoras Dominicanas" que constituyó un estudio pionero sobre la composición social de nuestro país.

Bonó y Mejía fue un sociólogo, pensador y político dominicano.

Macido en Santiago de los Caballeros, el día 18 de octubre de 1828.

Murió en la ciudad de San Francisco de Macorís, provincia Juan Pablo Duarte, en el Nodeste del país, el 14 de septiembre del año 1906.

Pedro Francisco Bonó Mejía, fue un patriota que defendió a la República Dominicana en momentos difíciles.

Fue miembro del Senado y de la Cámara; encargado de las Relaciones Exteriores en la época de la Restauración, después ocupó cargo de princialía en la Justicia e Instrucción Pública.

Ostentó las fuciones de Inspector General de Agricultura y miembro de la Suprema Corte de Justicia.

Escribió la novela El Montero.

Era un conocedor de las costumbres dominicanas de su época.

Estudió el estado social del pueblo dominicano.

Propuso reformas sociales que pusieran fin a los males de su época planteando el licenciamiento del Ejército creando la Guardia Cívica, el establecimiento de un sistema educativo nacional y la apertura de caminos.

Tuvo ideas de orden sociológico en relación con las características étnicas de los dominicanos.

Prefirió, cuando se le quiso señalar como posible presidente, en 1884, ser ciudadano dominicano a ser militante partidario, pero renunció a ese derecho.

Siempre se le tuvo como seguidor de la doctrina política levantada por el Partido Azul, general Gregorio Luperón.

Bonó Mejía, en su condición de político de mediado del siglo XIX.

Recogió en sus escritos la experiencia alcanzada en cada uno de los aspectos en que estuvo implicado y en su condición de sociólogo.

De esa disciplina es el primero en abordarla científicamente en el país.

Sobresalió por sus Apuntes sobre las clases trabajadoras dominicanas, condición que lo sitúan entre los grandes pensadores de la historia dominicana.

Bonó Mejía hace de la observación participante, todo antropólogo que investiga un grupo social, que actúa como miembro de la comunidad, para enfocar su mentalidad sociocultural, como un instrumento de estudio de la historia y la sociedad dominicana.

 Su creación literaria a nivel de narrativa y ensayística favorece la posibilidad de desarrollar una etnografía de lo cotidiano.

El campo sociológico y antropologico debe aprovechar como fuente primaria su creación literaria en el estudio de la cultura, como base que testimonia la historia y el folklore.

En su novela costumbrista El Montero, publicada en formato de folletín en el periódico El Correo de Ultramar en 1856, ofrece la posibilidad de observar el proceso formativo de está figura social en el imaginario dominicano.

Bonó Mejía, figura cimera del pensamiento social dominicano decimonónico, representa la genuina actitud científica, que deber valorarse en el discurso científico actual de la historia, la antropología y la sociología, teniendo como paradigma al hombre común.

Entre sus obras figuras El Montero que fue escrita en el año 1856; Apuntes para los Cuatro Ministerios de la República, en el año 1857; Apuntes sobre las Clases Trabajadoras Dominicanas, 1881; Congreso Extraparlamentario, 1895.

Además, el Epistolario, Ensayos Sociohistóricos, Actuación Pública, Papeles de Pedro Francisco Bonó, y las obras completas recopiladas por Emilio Rodriguez Demorizi, 1963 y Aportes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario