domingo, 21 de agosto de 2016

Residentes en Pueblo Nuevo aprueban cierre mercado los jueves entre haitianos y dominicanos.


Abel Martinez
Por Marcelo Peralta
Santiago, R.D.-A los residentes y comerciantes en el sector Pueblo Nuevo y sus entornos que soportaron durante 31 años el desorden, caos, pleitos, suciedad, bloqueo de sus casas, apartamentos, negocios, la tranquilidad y sosiego a retornado a la zona y saludaron la medida del Alcalde licenciado Abel Martínez que intervino el Mercado de Purga entre haitianos y dominicanos.

Resultado de imagen para fotos del mercado de pueblo nuevo

Los jueves venían a Santiago personas desde Santo Domingo, Higuey, La Vega, Villa Altagracia, Samaná, Puerto Plata, Dajabón, Haití y otros pueblos.

Resultado de imagen para fotos del mercado de pueblo nuevo

Las calles céntricas y transversales en Pueblo Nuevo eran ocupadas por los negociantes irregulares, entre ellas Federico de Jesús García, la Belisario Curiel, Benigno Filomeno de Rojas, Manuel Rodríguez Objío, Gregoria Reyes, Onofre de Lora, Abúa Rodríguez, Anacaona, Luís Bogaert, Juan Isidro Pérez, Francisco Villaespesa, Doctor Llenas y José Armando Bermúdez.

La semana pasada, el flamante Alcalde dispuso suspender la venta de ropas usadas, calzados y otras mercancías que se efectuaban los jueves en esta ciudad debido a que violaba los límites establecidos y afectaba las viviendas y negocios de las periferias.

Esas actividades iniciaron en el año 1985 como una intrascendente venta semanal de artículos provenientes de las ayudas que envían países a favor de familias pobres en Haití para calzar y vestir, sin embargo, eran vendidas en esta ciudad sin control ni regulaciones.

Con el transcurrir de los años la actividad se había salido de control y convertido en mercado informal, causando problema de dimensiones inimaginables e inaguantables para quienes viven en los alrededores del mercado ubicado en Pueblo Nuevo ya que llegaba hasta las calle 6 de septiembre, 27 de Febrero, 30 de marzo, Salvador Sucurullo, Independencia y otras.

Al salirse del escenario establecido por las autoridades municipales, la situación se había convertido en un caos creada en la zona que cada jueves y resultaba  casi imposible transitar en vehículos por esas calles y la José Armando Bermúdez; mientras que hacerlo a pie era un sacrilegio y una odisea.
Aunque miles de personas compraban y vendían las ofertas de ropa, perfumes, calzados, detergentes, jabones, tenis, zapatos, pantalones, pero el entorno se convirtió en incontrolable donde ni siquiera las autoridades y los policías  municipales lograron hacerlo.
Esa cruda realidad, algunas familias residentes allí y que en principio se molestaban porque en los frentes de sus viviendas eran colocados tarantines desde durante las primeras horas del día miércoles se vieron obligados a abandonar sus casas y apartamentos debido al desorden prevaleciente.
Las casas y apartamentos que tenían letreros de “se vende” a pesar de las ofertas eran rechazadas, porque además del caos, el ambiente era insoportable, debido que vendedores dominicanos y haitianos se orinaban sin miramiento.
Las aceras y frentes de negocios, casas y apartamentos eran “alquilados” por avivatos a los negociantes haitianos y dominicanos para instalar los tarantines y casetas en donde colocar las mercancías a haitianos y dominicanos.
Ya el informal mercado había  desarrollado características geográficas desbordadas ya que colocaban puestos de venta en sectores adyacentes a Pueblo Nuevo, El Congo, la Funeraria Blandino, Junta Electoral, Cementerio de la calle 30 de marzo, Mejoramiento Social, Avenida 27 de Febrero y se internaban en toda la periferia, amenazando con expandirse hasta el centro de la ciudad.
Su extensión hacia los alrededores de los multifamiliares de El Congo fue tan rápido que bordeaba el cementerio y el contiguo local del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), comenzando a ocupar espacios en la calle República de España, las rutas A, F, la OMSA, los minibuses que transportan pasajeros desde Santiago hacia Villa González, Navarrete, Mao, Puerto Plata, Santiago Rodríguez, Nagua, Gaspar Hernández y otras.
Imposible resultaba incursionar en vehículos los jueves por las calles 6 de Septiembre y 17 de Abril, las que integran los laterales de las cuadras que cada jueves servían  de escenario al mercado de pulgas que movía cada semana millones de pesos, pero que el nuevo Alcalde ha decidido suspenderlo por el desorden vial, comercial y habitacional que generaba de manera ostensible, sin que la Alcaldía interviniera.
Al decir de los dueños de casas, negocios y apartamentos dicen que a los inspectores del Ayuntamiento lo único interés que los movía era cobrar los arbitrios por cada puesto instalado para negociar los delimitados espacios sin medir que afecta a los residentes en la zona.
Ramona Pichardo Andeliz colgando ropas para venderla en su casa en la esquina de las calles 17 de Abril y Federico de Jesús García, dijo que a la zona se presentaban alegados “inspectores del Ayuntamiento a exigir dinero por los puestos alquilados”.

En caso de que los vendedores no tuvieran dinero, los supuestos inspectores se llevaban las mejores mercancías.

 “Y lo triste y penoso de estos casos, dice Pichardo Andeliz es los inspectores autorizados decían que estaban autorizados por la Alcaldía.

Para retirar y limpiar los desperdicios dejados por los vendedores haitianos y dominicanos, los dueños de casas, apartamentos y negocios tenían que pagarle a parroquianos.

Los años entre 1980 y 1990, llamados de la “década perdida”, por la crisis económica sistémica que afectó a los países de América Latina y el Caribe, por el desinterés de los Estados Unidos y Europa en la Región y su concentración en el proceso de la Perestroika y Glasnot que comenzaron a promover en la antigua Unión de República Socialistas Soviéticas (URSS), liderado por Mijail Gorbachov, la inversión de capitales se estancó y debido a la dependencia de las naciones latinoamericanas, sus economías se estancaron, los gobiernos cayeron en fuertes déficits y se vieron obligados a recurrir  al FMI, el BID y el Banco Mundial para financiar muchos proyectos.

Mientras el desempleo junto a las demandas sociales creaban crisis y las clases medias empobrecían, teniendo los pobladores que buscar alternativas para subsistir.
De ahí el origen de los mercados informales, como amortiguadores de la situación.
Posición del Alcalde Abel Martínez.
El actual Alcalde licenciado Abel Martínez ratifica que es innegociable la tranquilidad, la armonía, el libre tránsito y organización de la ciudad, quien promete rescatarla del caos a que era sometida y se muestra “abierto” a dialogar con representantes de sectores que la medida lo haya afectado.

“Ya hemos medido los resultados de la medida que se ha tomado y la población de Santiago, la aprueba en un 98% y lo que quiere decir que la gente que habita en Santiago, quiere orden, limpieza, higienización de la ciudad y que le garanticemos la libre convivencia” dijo el flamante Alcalde oficialista.

Promete buscar alternativas para instalar las ventas en otro lugar donde no se lesione la tranquilidad, el libre tránsito de los munícipes de Santiago y que para eso se sentará a dialogar  con representantes de los vendedores informales.

“Estableceremos un lugar adecuado, donde impere el orden, la higiene, donde vendedores, compradores se acojan a mantener y respetar las normas vigentes, donde tengamos un registro y control de cada vendedor y que pague los impuestos correspondientes” afirma Martínez.

Hizo un llamado a toda la población de Santiago, para que se unan a las acciones que se llevan a cabo, las cuales van en beneficio de todos y cuya prioridad es, limpiar a Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario