miércoles, 7 de junio de 2017

Asegura bailarina de Bonao que murió de catalepsia en 2011 la enterraron viva.

Resultado de imagen para FOTOS DE LA BAILARINA DE BONAO Niurka Berenice Guzmán Reyes
La muerte en el año 2011 de la Niurka Berenice Guzmán Reyes, una bailarina nativa de Bonao, Provincia Monsenor Alejandro Nouel, y enterrada viva al sufrir de catalepsia ha generado una nebulosa y un hecho espeluznante similar a otro ocurrido en el 1891.

La catalepsia es un trastorno nervioso repentino que se caracteriza por la inmovilidad y rigidez del cuerpo y la pérdida de la sensibilidad y de la capacidad de contraer los músculos voluntariamente.
Guzmán Reyes sufrió un ataque de catalepsia  en el mes de Junio del 2011 siendo enterrada viva por desconocimiento de su madre en donde se ha determinado que aún estaba viva.
El hecho es parecido al ocurrido a la argentina Rufina Cambaceres quien murió en el 1902, al igual que la estadounidense Octavia Smith Hatcher, fallecida en 1891.
La dominicana Guzman Reyes, la argentina Cambaceres y la estatodunidense Smith Hatcher murieron en circunstancias similares en diferentes épocas siendo enterradas vivas al padecer de catalepsia. 
La dominicana fue hallada muerta en su apartamento en junio del 2011en Bonao y la causa se la atribuye a un infarto masivo.
Tenía 23 años de edad e integrante del grupo de baile de la Plaza de la Cultura, sin embargo, días después una de sus compañeras de baile presintió que Niurka Guzman Reyes estaba viva e insistió en que se revisara la tumba y  chequeara el cuerpo.
Logró que la madre consiguiera la autorización para exhumar los restos y el resultado fue asombroso, porque Niurka Guzmán Reyes fue enterrada viva por su sueño profundo, por lo que se determinó que se asfixio dentro del ataúd.
La exhumación se hizo un mes después, el 12 de julio de 2011 por órdenes de las autoridades de turno y su madre Andrea Reyes, acompañada de amigos y familiares, acudió al cementerio a presenciar como sacaron del nicho el ataúd, y confirmaron que su hija Niurka Guzmán Reyes estaba muerta, pero que presentaba evidentes signos de asfixia.
Otras otras muertes destacadas.
Octavia Smith Hatcher fue declarada muerta en 1891 de una rara enfermedad que azotó el condado de Pikeville, en Estados Unidos.
Los enfermos terminaban cayendo en un coma profundo, que después se supo que era causado por una transmisión de la mosca tse-tse.
Ella fue la primera en ser afectada por el raro cuadro clínico y los médicos de la población la declararon muerta. Cuando su esposo ordenó la exhumación de su cuerpo, se encontró con una escalofriante escena.
Las manos desgarradas de la mujer de tanto rasguñar el cajón para intentar salir, y un perturbador gesto de horror que podía observarse en su rostro.
La argentina Rufina Cambaceres fue declarada muerta a principios de siglo, el día en que cumplía 19 años.
La joven fue encontrada sin vida en su dormitorio.
Según cuentan los relatos de la época (1902), la noche siguiente a su entierro, el guardián del cementerio escuchó ruidos que provenían de su lápida.
Al llegar al sitio encontró a la mujer en el suelo con el rostro envuelto en sangre.
Supuestamente Rufina había despertado de su catatonia dentro del ataúd, y a pesar de haber podido escapar, murió a causa de un infarto minutos después.

En medio de su tragedia, conmocionada por el terror, con sus propias manos se desfiguró el rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario