sábado, 8 de julio de 2017

Hoy se cumple 84 años del Asilo de Ancianos de Santiago.

Resultado de imagen para fotos del hospicio san vicente de paul
Por Marcelo Peralta.

Hoy sábado 8 de Julio del 2017, se cumple 84 años de la creación del Asilo de Ancianos San Vicente de Paul en Santiago, en cuya trayectoria ha recibido a cientos de personas de edades avanzadas.

Resultado de imagen para fotos del hospicio san vicente de paul
Sus orígenes se remontan al mes de mayo de 1923 por iniciativa de su mentor, el farmacéutico Emiliano Bergés, en cuya labor altruista rescató de las calles de la ciudad de Santiago de los Caballeros a tres ancianas, desposeídos de la fortuna, que andaban sin protección y sin albergue.

Resultado de imagen para fotos del hospicio san vicente de paul
La idea de Bergés fue tan efectiva que consiguió permiso de la sociedad “La Caridad” y pudo  alojarlos en el edificio en donde funcionaba el Hospital San Rafael.

Este edificio fue construido en la calle 30 de Marzo cerca a la estación del Ferrocarril Central Dominicano, en donde no pagaba alquiler por el inmueble.

Formó una Junta de Beneficencia y buscó a Amelia Julia Viuda Espaillat, a quien nombró Presidente y Rosa Batlle de Tavares, Vicepresidente y él mismo se nombró Director y Tesorero.

Aida Franco de Julia, fue la Secretaria; María Grieser de Tavares; mientras que los vocales fueron Herminia Bordas de Bergés, Felicia Espaillat de Tavares, Mayún de Saleta, Claudina Moya de Grieser, Regina Silverio, Adela Stefani, Adela Franco, Virginia Julia, Ulises Franco Bidó y R. César Tolentino.

De manera oficial, el hospicio San Vicente de Paul quedó instalado y bendecido el 8 de julio de 1923 y quien hizo el aporte inicial fue la señora Idalia González Nouel, esposa del comerciante Enrique de Jesús Espaillat Julia.

Ardua y sistemática fue la labor de es que equipo de hombres y mujeres laboriosos para que el Asilo de Ancianos funcionara, acordaron hacer todas las semanas colectas por las calles buscando entre parroquianos ayudas económicas.

El espíritu caritativo de los santiagueros era salir por las calles los sábados para alimentar y cuidar a los limosneros que deambulaban.

Con el aporte económico que lograban obtener compraban y regalaban botellas de leche y ataúdes para los que fallecían en los barrios de la ciudad, cuyos familiares tenían estrecheces.

Muchos de los fondos recaudados eran para  cubrir la manutención de los asilados, gastos de lavado, planchado, cocina, energía eléctrica, pago del personal, que era un mayordomo, auxiliar y la cocinera.

Para ingresar al Asilo de Ancianos, los interesados debían elevar una petición a la Presidenta de la Sociedad por intermedio de un representante; además, un inspector verificaba si el solicitante no tenía recursos ni familiares y un médico facultado examinaba y certificaba a fin de determinar si padecía o no de enfermedad alguna.

En el año 1924, el gobierno le asignó por primera vez una subvención mensual y en 1926, el Ayuntamiento de Santiago donó a la Rama Femenina San Vicente de Paúl un terreno en el barrio de Villa Belén – antes El Maco - , en el espacio proyectado para el denominado “Jardín Escolar”, pero este nunca se construyó en el lugar acordado en la parte Norte de la ciudad.

No obstante, fue construido uno en el centro de la ciudad, el cual fue diseñado por la Dirección General de Obras Públicas, su construcción se inició en el 1926 por el maestro de obras Federico Villamil, quien edificó tres pabellones.

No obstante, el ingeniero Nicolás Cortina, lo terminó en el 1929 en pleno gobierno de Horacio Vásquez.

La edificación inaugurada y bendecida el domingo 5 de enero de 1930, con la asistencia de su Eminencia Reverendísima, Monseñor Adolfo Alejandro Nouel, quien en ese entonces era el Arzobispo de Santo Domingo y el Asilo de Ancianos lo presidía la señora Regina Silverio.

Su costo fue de 20 mil pesos, sus dimensiones de 138 pies de largo por 47 de ancho, el techo cubierto de zinc, sus pisos y galerías solados de mosaicos.

Dotado de capilla, habitaciones de las Hermanas Mercedarias de la Caridad, quienes quedaron a cargo del cuidado de los ancianos residentes, encabezada por Sor Josefina Lara, Sor Ángeles Joven, Sor Balbina Lerga y Sor Ángela Santesteban, la que fungía de Superiora.

En el 1942, el Ayuntamiento de Santiago, dispuso la construcción de una plaza entre el Hospicio San Vicente de Paul y el Hospital San Rafael hoy Hospital Regional Universitario Docente José María Cabral y Báez entre las manzanas 117,118 y 119, ubicadas entre las calles Sabana Larga, al este; Cuba, al Oeste; Pedro Francisco Bonó, al Sur y la línea férrea por el Norte.

La obra fue inaugurada en el 1959, bautizada como Parque Angelita Trujillo hija del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, y tras la caída del mando le cambiaron por Profesora Ercilia Pepín.

Para el 1945 se comenzó la construcción de un cuarto pabellón que ha sido en el 1962 que se concluyeron las verjas laterales que delimitan su solar y la frontal fue donada por el industrial Agustín Pimentel.

Mientras que en 1970 en pleno mandato de los oprobiosos 12 años del gobierno de Joaquín Balaguer y su Partido Reformista fue cuando se construyó una cisterna que era accionada por una bomba eléctrica donada por el Club Rotario de Santiago.

Para el 1980, bajo la Presidencia de Betty García viuda Román, se inició la construcción de la primera etapa de un proyectado centro geriátrico anexo al mismo, a un costo de 300 mil pesos.

Ha sido terminado en 1982 compuesto por tres pabellones destinados para el dormitorio de las religiosas, comedor, sala, área de manualidades,  planchado, lavadero y oficinas.

Los fondos para construir esa obra los aportó la Iglesia Misserera, de Alemania.



No hay comentarios:

Publicar un comentario