lunes, 7 de noviembre de 2016

Haitianos convierten a Santiago en una ciudad fétida y nadie hace nada.

Resultado de imagen para fotos de muchos haitianos en las calles de santiago
Haitianos .
Por Marcelo PeraltaSantiago, R.D.- La errónea política migratoria haitiana del gobierno de Danilo Medina y su Partido de la Liberación Dominicana-PLD- han convertido a la ciudad de Santiago, el Primero del Nuevo Mundo en fétida, sucia sin que autoridad alguna combata esos desordenes, unido a la imposición y transculturación.

Calles, aceras, avenidas, frente de instalaciones deportivas, culturales, establecimientos comerciales, periferias de centros educativos, de salud y educativos son embadurnados con ropas viejas que pregonan a los ciudadanos.

La afluencia de haitianos traen una estela de enfermedades nunca vistas en República Dominicana entre ellas Chicunguya, VIH, dengue y el Zika, entren otros virus causantes de fiebre alta, dolores de cabeza, articulares y musculares, donde varios médicos dominicanos han muerto al contagiarse operando a haitianas parturientas y afectadas de esas enfermedades y causando estragos en la sociedad.


Santiago bautizada como la “Ciudad Corazón” y considerada una de las más higienizadas y tranquila de la República Dominicana, sin embargo hoy día, ha perdido sus encantos y atracciones similar a un estercolero.


Desde la Alcaldía se dice que se aplicarán medidas  orientadas al rescate de la ciudad, a través de los  departamentos de aseo y ornato contra de la suciedad y el desorden ocasionados por los haitianos y haitianas quienes colocan “poncheras” llenas de ropas y productos comestibles obstaculizando el desplazamiento de peatones.


La falta de educación, hábitos, cultura, respeto y conciencia de los haitianos y haitianas con sus imposiciones y transculturación “agrieta” la paciencia de los dominicanos quienes piden Presidente Danilo Medina acciones que conlleven a las repatriaciones de ilegales.


Las calles áreas son invadidas por los haitianos y haitianas y cuando los dominicanos reclaman despejar determinados espacios quieren agredirlos en turbas.


Además, la carencia de prudencia de haitianos y haitianas llega a determinaciones tan vergonzante que defecan y orinan en las calles, provocando criaderos de mosquitos y otros insectos transmisores de enfermedad infectocontagiosas.


A pesar de la promiscuidad prevaleciente, desde el ministerio de Salud Pública que dirige la doctora Altagracia Guzmán Marcelino no se vislumbra ninguna medida orientada a zanjar esas acciones negativas y dañinas que afectas a la historia ciudad de Santiago.


La forma inapropiada con que el gobierno de Danilo Medina y su Partido de la Liberación Dominicana de llenar el país de haitianos y haitianas de todas las calañas “irrita” a los dominicanos a quienes les duele los sacrificios que hizo Juan Pablo Duarte en el 1844 para echarlos de estas tierras.


El Presidente Danilo Medina y sus funcionarios van perdiendo la confianza de muchos dominicanos y dominicanas que consideran que llenar el país de haitianos y haitianas, gastando millones de pesos de los impuestos pagados es una “burla” a las actuales y venideras generaciones.


Las migraciones aumentan, Santiago y el país llenos de haitianos y un gobierno entreguista provocaran desenlaces inesperados entre haitianos y dominicanos, cuyas paciencias de agotan.


Nunca la ciudad Corazón se había visto tan fétida, arrabalizada, abandonada, sucia, calles inundas de haitianos por doquier sin formación.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario