lunes, 3 de julio de 2017

En Santiago Rodríguez realizaron boda familias Belliard y Espinal.


Romig Belliard y Glenis Espinal.

Texto y fotos por Marcelo Peralta.El Guanal, Santiago Rodríguez, R.D.- Una de las  bodas espectaculares celebrabas en el Club Coopsano ha sido la de los jóvenes, Romig Belliard, músico residente en Estados Unidos y la estudiante Glenis Armenia Espinal Cruz.

La belleza y exuberancia de este maravilloso paraíso ubicada en la progresista comunidad de El Guanal dio testimonio del amor y el compromiso de esta hermosa pareja quienes unieron sus vidas ante más de 170 invitados especiales.
En medio de un jardín que florecía de un ambiente privado y acogedor lugar en donde Romig y Glenis se hicieron hombre y mujer en una ceremonia rodeados de familiares y amigos, muchos de los cuales viajaron de desde Miami, Nueva York en Estados Unidos, Alemania, Santiago, Santo Domingo, Valverde y otras localidades de República Dominicana.
 “Acepto”, dijeron estos larios con ojos apasionados y con la emoción de todos los espectadores, esta hermosa pareja unieron sus vidas en este mágico lugar.
Viajar desde Nueva York, Estados Unidos y Alemania a esta preciosa isla de Santo Domingo y escoger al Club Coopsano no podían elegir un lugar mejor y apropiado.
Tanto la novia y el novio estuvieron vestidos de blanco para orgullo y gratitud de sus familiares.

La bella novia y el novio brillaron de manera majestuosa con sus hermosos vestuarios blancos.
Un grupo de jóvenes acompañaron a los novios quienes formaron partes de la corte, quienes engalanaron la noche se convirtieron en protagonistas de esta trascendental celebración.
Acompañaron a los novios las señoritas Ana Caona  Mendez, Nelmaryn Tejada, María Teresa Silverio, Lissy Silverio y Vianca Acevedo.
Este grupo de jóvenes representaron la humildad y alegría.
Al novio Romig Belliard lo introdujo al salón y hasta el oficial civil Freddy Antonio Thomas Báez, la dama Rosa Belliard.
Algo sobresaliente ha sido la presencia de Don Miguel Belliard y Doña Artelin Altagracia Cruz.
Fueron los padrinos de la boda Enemencio Acevedo y Mariela Pichardo.
La dama solitaria fue la señorita Yudiris Almanzar.
Mientras que la “parejita” de la inocencia la integraron la niña Anyeli Belliard y el niño Daniel Infante.
Otros niños y niñas participantes fueron Joselis Alberto, José Miguel Alberto y Ángel Belliard responsables de engalanar el entorno, entre luces, flores, mensas, música y glamourt.
El padre de la novia es Leopoldo Espinal, quien llevó tomado de sus brazos a su hija Glenis Armenia Espinal Cruz.
Hubo baile, palabras de agradecimiento, sección de fotografías, entre otros eventos.
El grupo de etiqueta y protocolo estuvo a cargo de la eficiente y culta joven Josefina Estévez.
Allí estuvieron su padre Julio Estévez, sus tíos Doctor en Veterinaria René Estévez; ingeniero agrónomo Jorge Estévez, licenciado Raulín Sinencio Estévez, Doctor Reynaldo Estévez y su esposa Seneida Fermín de Estévez, la profesora Clara Estévez Almonte; Dona Marina Almonte viuda Estévez y su primo el fotógrafo Carlos Estévez Fermín.
Además, del Doctor René Estévez estaba su esposa, licenciada en laboratorio Belkis Belliard de Estévez y sus hijos quienes viajaron desde Miami, Estados Unidos.
Estuvo el madre de la licenciada Belkis Belliard, el señor Belliard quien vino desde Estados Unidos a participar de este evento social.
Algo que hay que resaltar fue la presencia de la novia de René Estévez hijo, quien vino procedente desde Alemania.
El periodista liceyano Felix Jacinto Bretón fue uno de los invitados especiales por parte de la novia Glenis Armenia Estévez Cruz.
El camarógrafo invitado especial para hacer las fílmicas fue el ingeniero Johnatan Flores.
Y el Director de fotografías funge el sabanetense Carlos Estévez Fermín y su esposa fue la asistente.
La suculenta cena a base de moro de guandules, arroz con maíz, pollos, berenjena, plátano maduro, pechuga, cerdo, ensalada mixta, casabe, pan, postre, hojaldres, preparada por el chef sabanetero Radhames Lantigua.
El brindis fue de cervezas, champaña, whisky con una eficiente labor de experimentados camareros sabaneteros.
Sancocho:
El domingo, en la casa de los familiares de la novia, cerca de la Iglesia Católica de El Guanal, un grupo de mujeres prepararon un suculento sancocho para los invitados tras regresar de bañarse en Las Siete Aguas del Río Guayubin.
Se resalta la eficiencia del equipo organizador y los camarografitos.
Mientras que de extraordinaria fue tildada la maestría de ceremonia y conducción de la recepción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario