martes, 4 de julio de 2017

RD gradúa más médicos de los que pueden tener trabajo.

Resultado de imagen para fotos de muchos medicos dominicanos reunidos
Por Lisiana Batista
Diario Libre
Dentro de dos meses los nuevos bachilleres que ingresarán a las universidades escogerán una carrera profesional, tal vez sin tomar en cuenta el mercado laboral que ésta tendrá en los próximos cuatro a cinco años, que es el tiempo promedio de terminarlas.

Algunos se inclinarán por las profesiones que tienen sus padres y que les garantiza insertarse en el mundo del empleo, otros porque les atrae el nombre o porque se dejan influenciar de las promociones que hacen las universidades en los centros educativos para captar “nuevos clientes”, mientras que algunos lo harán por vocación.

La carrera de medicina es una de las de mayor demanda que tiene el país y de las que más déficit de plaza posee.

“Estamos graduando más médicos de los que podemos insertar en el sistema, que tiene la UASD en su escuela no lo tiene Argentina entero y es seis veces nuestro tamaño”, dijo la directora general de Residencias Médicas y Postgrado, Carolina de la Cruz Bassa.

Para el director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Nelson Rodríguez Monegro, en el país se necesitan entre  500 a 600 médicos por año y 2 mil 600 se han graduado en los últimos dos años y para ellos no hay plazas.

Y el Director del SNS propone capacitarlos en algunas áreas de la salud en las que el país tiene deficiencias.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) tiene una matrícula de 200 mil alumnos, se gradúan 12 mil cada año se entregan 2 mil médicos, de acuerdo con datos de Wilson Mejía, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud.

En el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) los estudiantes activos en la carrera de medicina en el trimestre 2017-2 suman 978 y el número de egresados, en lo que va del año es de 59.

En el Área de Ciencias de la Salud del INTEC existe una posición que se llama Analista de Relaciones con Egresados vinculadas con la Carrera de Medicina.

Esa posición ofrece apoyo y orientación en el proceso de aplicación a residencias médicas nacionales o internacionales. Incluye a los interesados en cursar especialidades fuera del país.

Desde esa área, ofrecen cartas de recomendación, información de plazas disponibles y asesorías, entre otros servicios.

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) registra un ingreso de estudiantes en los últimos cinco años de 1,728 y el egreso es de 116.

Se debe tomar en cuenta que la carrera dura entre cinco y seis años.

Las Universidades que imparten la Carrera de  Medicina son Universidad Autónoma de Santo Domingo; Universidad Pedro Henríquez Ureña; Universidad Iberoamericana;  Instituto Tecnológico de Santo Domingo; Universidad Central del Este; Universidad Católica Tecnológica del Cibao; Universidad Católica Nordestana; Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra; Universidad Tecnológica de Santiago.

Entre éstas citó epidemiología hospitalaria, gestión de salud, ayudantes de cirugía y de emergencia, así como sonografistas.

“Lamentablemente, las universidades, por estar desvinculadas del mercado laboral se han convertido en la industria de frustración de profesionales jóvenes que terminan y no encuentran plaza”, expresó Rodríguez Monegro.

De acuerdo con datos del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Mescyt), la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) concentra la mayor cantidad de estudiantes con una matrícula que supera los 22 mil.

En los últimos tres años el SNS recibe un promedio de 2,626 solicitantes de Pasantía Médica, mientras que la oferta es de 1,840 plazas.

Una parte de los egresados emigran del país a realizar entrenamientos en diversas especialidades sin hacer la pasantía.

La cifra es inferior a los médicos generales, quienes terminan la pasantía y luego se examinan para optar por una especialidad médica básica.

Este año sumaron 3,801 los médicos generales que se disputaron 1,025 plazas, siendo las más demandadas medicina interna, pediatría, ginecología y obstetricia, así como cirugía general.

Después de terminar la especialidad, el galeno puede hacer una pasantía de postgrado, no es obligatoria, y se asigna de acuerdo a las necesidades y disponibilidad económica.

La directora general de Residencias Médicas dijo que en ningún país del mundo los gobiernos pueden suplir todas las plazas necesarias o contratar a todos los médicos que se necesiten.

Pero hay déficit de otorrinolaringólogos, porque por muchos años solo había una escuela y admitía dos residentes por año. Desde el 2016 se abrió una residencia más y de la Cruz Bassa cree que está llenando una cuota, debido a que, excepto en las grandes ciudades como el Gran Santo Domingo, Santiago, San Francisco de Macorís y La Vega, se encuentran esos especialistas. 

De Baní hacia el resto de las provincias del sur no se encuentra un otorrino.

Con neurología es igual, solo había un programa y solo entraban dos residentes.

Este año permitieron tres plazas.

En neurocirugía hay cuatro programas, incluyendo uno nuevo en el Hospital General Plaza de la Salud.

Sobre el déficit de plazas, el SNS explica que es variable de un centro de salud a otro, mientras que en una puede faltar algún personal, en otras pueden sobrar, de ahí que existe un problema de distribución de los recursos humanos.

El pasado año el Gobierno pensionó 1,667 médicos, de esos el 48% hacía años no trabajaba.

Del 52% restante iban muchos de forma irregular, de modo que como resultado hacen falta alrededor del 25%.

De la Red Única Pública, 29 hospitales a nivel nacional ofrecen la residencia o especialidad médica y cada año gradúan alrededor de 1,305 especialistas.

De la Cruz Bassa dijo que la edad máxima para hacerse especialista aumentó de 40 a 45 años para hacer la especialidad básica y a 50 a una subespecialidad.

Exceso estudiantes.
La cantidad de estudiantes en las escuelas de medicina son muchos, considera la directora general de Residencias Médicas y a eso atribuye la falta de plazas.

Sobre el empleo para los especialistas, dijo que es un problema donde quiera y es que una de las situaciones es que se está acostumbrado a que el Estado supla todas las posiciones de trabajo de los médicos y “en ningún país del mundo eso es posible y la práctica privada es costosa, pues poner un consultorio es muy difícil, porque hay que pagarle a las clínicas, deben hacer que los seguros médicos los acepten, así que hacerse un nicho en la profesión no es tan fácil”.

Waldo Ariel Suero, presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), opina también que las escuelas de medicina están sobre demandadas y asegura que hay mucho desempleo en el sector salud.

Sobre el déficit de empleo, Suero dijo que las autoridades del SNS suspenden una plaza de postgrado para pasársela a otro, pero no hay un incremento de ofertas.

“El SNS está jugando con el mismo número de plazas, está haciendo un rejuego, le quita la ropa a un médico para vestir a otro, pero esa no es la salida.


La salida es tratar de disminuir el número de médicos desempleados que existen en este momento”, asegura el presidente del CMD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario