jueves, 4 de febrero de 2016

Jorgi Morel a 37 años de muerto es recordado por alumnos.

Por Marcelo Peralta
Santiago, R.D.- Jorgi Morel,  excepcional pintor y profesor que privilegió el paisaje, plasmó y resignó la tristeza con sus rasgos característicos, sin dejar de lado la figura humana y la condición dominicana, a pesar de haber muerto hace 37 años, aun es recordado en los corrillos santiagueros por quienes fueron sus alumnos.
Nació en Santiago en el año 1906 y físicamente murió en el 1979, cuando apenas cumpliría 73 años de edad, quien inicio sus estudios de pintura a los 11 años bajo los cimientos del profesor Juan Bautista Gómez.
Impresionó con su primera exposición individual que logró realizar en la ciudad de Santo Domingo en el año 1932, donde causó un gran impacto en el público, por lo que fue catalogado como el pintor costumbrista dominicano por excelencia.
Por el 1936 hizo su segunda exposición en el salón de la Sociedad Cultural Amantes de la Luz de Santiago fundada por Manuel de Jesús Peña y Reynoso y un grupo de intelectuales en el año 1874, hace 142 años, provocando admiración y ;ponderación entre los asistentes.
Fue ahí, en el año 1939 que el laureado pintor santiagués se perfeccionó y conquistó la “Medalla de Oro” que lo llevó a hacer una impresionante Exposición Internacional con sede en la ciudad de San Francisco en los Estados Unidos, adquiriendo renombre de pintor extraordinario.
En el año 1942 concurrió a la primera Bienal realizada en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana donde sus obras resaltaron entre los asistentes y en el 1952 le fue otorgado el primer premio de la VI Bienal.
Ya para darle carácter a sus obras fundó la Escuela de Bellas Artes de Santiago dedicándose por años como docente, teniendo alumnos hasta de Santo Domingo.
La vida y obras de Morel siguen plasmada en los colores tropicales del país, admirado por antepasados y actuales dominicanos.
El alumno Rafael P. Rodríguez es uno de los testigos de los impresionantes de la calidad de los dibujos de Morel.
Generaciones tras generaciones fueron sus alumnos convirtiéndose en artistas sobresalientes que expusieron en distintas ciudades de la República Dominicana y naciones de la Región del Caribe.
Por su temática, son destacables sus retratos de tipos populares: “El Pescador, “El Buhonero”, “El Campesino”, El Muchacho de la Calle”.
Yoryi Morel, nació en Santiago en 1906 y murió a la edad de 73 años en el 1979.

Desde temprana edad mostró sorprendentes condiciones como pintor.
A la edad de 11 años habría comenzado a estudiar el arte de la pintura con el pintor santiaguero Juan Bautista Gómez, aunque se le reconoce como un autodidacta en este arte.

Haber nacido y crecido en Santiago, le permitió influir en el estilo y colorido de su pintura cuyos paisajes, costumbres y personajes formaron parte de su temática, lo que le permitió dar un timbre inigualable al Arte Dominicano.

Fue el fundador de la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal.

Se dedicó por largos años a la labor pedagógica en Santiago y en Santo Domingo.

En la obra pictórica de Morel se destaca por la nitidez y precisión de sus pinceladas, que atrapan al vuelo un instante de la realidad, inmortalizándolo en el paisaje del Cibao que aparece en sus lienzos impregnado de las luces y los olores propios del campo.

En cuanto a la escuela impresionista, Yoryi Morel trató los temas nacionales con rigurosas pinceladas, lo que le confiere un lugar de preferencia y lo hace acreedor del título de "Iniciador de la pintura dominicana".

La técnica del ilustre pintor es comparable a la de ciertos pintores impresionistas europeos, pero los temas son otros.

Su influencia constumbrista sobre los pintores de la época tuvo una gran profundidad, la cual perdura hasta nuestros días.

Realizó su primera exposición individual en Santo Domingo en 1932 y desde entonces se le considera como el padre de la pintura costumbrista dominicana.

En el 1936 realizó su segunda muestra en el Ateneo Dominicano.

Resultó ganador de la medalla de oro en la exposición internacional de San Francisco, California, en 1939; mientras que la "Sociedad Amantes de la Luz de Santiago" le otorgó la medalla al mérito en el año 1940.

Participó en la primera Bienal celebrada en el país en 1942.

Morel con sus obras han concurrido a exposiciones celebradas en importantes ciudades de América y de Europa.

En 1952 obtuvo el Primer Premio de Pintura en la VI Bienal.

Es el artista dominicano que, en su tiempo, mejor plasma la luz y el paisaje en rítmicos y admirables colores, razón por la que ha sido el maestro por excelencia de varias generaciones de pintores.

Las pinturas y dibujos tienen el sello característico de un estilo pictórico con libertad y disciplina.

También trató la figura humana: retratos, desnudos y otras composiciones, dentro de un amplio diseño y monumento de síntesis pictórica.

Los cuadros se distinguen por los abundantes caseríos y montanos envueltos por un aire claro y sutil.

Lo panorámico en su paisaje se convierte en metáfora, debido a la infinidad de interpretaciones, por el enfoque plástico y el ambiente costumbrista en que los envolvió.

El color en su pintura está relacionado a las emociones del artista, a su contorno y a su contacto con la naturaleza.

Con visión de artista tiende en algunos cuadros a fortalecer los caracteres de la vida del hombre del campo.

Por sus aportes a la pintura dominicana Educando te invita a seguir conociendo sobre las obras de tan afamado pintor dominicano que trascendió en el ámbito internacional.





No hay comentarios:

Publicar un comentario