martes, 9 de febrero de 2016

Santiago de colores y confort por su tradicional carnaval.


Lechones de Santiago.


Por Marcelo Peralta
Santiago, R.D.- El carnaval de Santiago surge motivado por las fiestas patronales en honor a San Santiago,  Corpus Christi y la Carnestolendas que se realizaba antes de la cuaresma cristiana, con fecha variable, y que combina algunos elementos como disfraces, desfiles y fiestas en las calles.

Adultos, adolescentes, niños y niñas salen a las calles con disfraces, máscaras, diablos cojuelos, desfiles de comparsas en las calles, bailes de disfraces en los clubes sociales, alegría general, concentrándose en los alrededores del Monumento Nacional Héroes de la Restauración de la República del 1863, una de las principales atracciones del Primer Santiago de América y el Nuevo Mundo.
Antes del año 1520 en las tierras de “Quisqueya” había carnaval en varias ciudades del país, especial en Santiago, Santo Domingo y en “Las Ruinas de la Vega Vieja”, que en febrero en una visita de Don Fray Bartolomé de las Casas, en la que hubo exhibiciones de esas fiestas con disfraces de moros y cristianos.
Se acostumbraba a hacer esas fiestas en los días de Corpus Christi y en el de Santo Tomás que fue el nombre original que tuvo la primera Universidad del Nuevo Mundo bautizada hoy como Autónoma de Santo Domingo-UASD- y la fiesta más famosa se originó en el año 1780 al estudiantes realizar una serie de actividades vestidos con máscaras.
Quince años después, 1795 se había incrementado en Santiago fiestas de carnavales en las  patronales, en honor a Santiago Apóstol, para Corpus Christi y para carnestolendas, manifestaciones que  provenían desde los días de la colonia española.
En la ocupación haitiana del 1822-1844 para la hoy República Dominicana constituyó una “retranca”, efectos en todas las áreas y el carnaval, estuvo al borde del “colapso”, a tal extremo que trataron eliminar el idioma español obligaban a publicar todos los documentos oficiales en francés, reduciendo las costumbres culturales, sociales tradicionales, hábitos imponiendo por la fuerza su transculturación.
Todo sobrevivió desde del “trabucazo” el día 27 de febrero del año 1844 que por instrucciones del Padre de la Patria Juan Pablo Duarte diera el valiente ciudadano Matías Ramón Mella en la Puerta del Conde que encendió la “chispa” libertaria y el impulso social a la salida de los haitianos de las tierras de “Quisqueya”.
Desde que entra el mes de Febrero y hasta Abril, inicia el Carnaval, eventos sociales y culturales que se convierte en las fiestas populares nacionales de mayor tradición en la República Dominicana, iniciativa que deviene desde la colonia y víspera de la cuaresma cristiana.
Tiene origen por las que se realizaban en honor a “Baco”, “El Dios del Vino”, las saturnales, las lupercales romanas que eran en honor del “Buey Apis en Egipto”, aunque hay historiadores quienes dicen que sus orígenes se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto que datan desde hace mas de 5 mil años, con celebraciones similares en la época del Imperio Romano, que se difundió la costumbre por Europa, traído a América por los españoles y portugueses.
En Santiago es un  Carnaval popular, multicolor y “Los Lechones” donde se aprecian atuendos, disfraces, mezclas muy variadas de elementos, tradiciones nacionales y extranjeras, las costumbres, ropajes europeos, colonizadores, sus diablos cojuelos, trajes de capa cubiertos de espejos, cascabeles, cencerros, entre otros.
Esos lechones de Santiago aparecieron después de la Restauración del 1844, al amparo de los bailes de máscaras celebrados en la casona de Madame García y sus mayores auges los concitaron en el 1975 hasta la fecha con notables crecimientos e innovaciones.
El Carnaval es la fiesta popular de mayor tradición de República Dominicana. Se produce desde la colonia, en víspera de la cuaresma cristiana, cuando los habitantes de Santo Domingo se disfrazaban como un remedo de las carnestolendas europeas.
Estas tradiciones disminuidas por los invasores haitianos desde el 1822 al 1844 recobraron su esplendor durante las gestas republicanas del 27 febrero de 1844 y del 16 agosto de 1865 y en muchos lugares ocurre antes de la cuaresma, porque es tiempo de penitencia y de preparación para la pasión de Cristo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario