miércoles, 2 de mayo de 2018

El sicariato y sus secuelas.

Por Marcelo Peralta.

La modalidad de asesinatos vía el sistema de sicariato se hace sentir en las calles de República Dominicana.

Los crimenes de una pareja de esposo se suma a muchos que han sucedidos en el país.

Luis Manuel Mejía de la Rosa-Nano El Sicario- de 47 años y su esposa Walkiris Santana Ferreras, de 33, son de los caídos en las últimas horas.

Mejía de la Rosa, que había salido de la cárcel hace tan solo 10 días, se le atribuye un amplio prontuario delictivo que incluye haber herido de bala a Frank Luis Díaz Encarnación, de 23 años; a Ramón Nova Familia, de 19 y a Daurin Dotel Encarnación en 2016.

Dicen que había matado a balazos a Kenedy Medina Muñoz -Petete- de 19 años en Los Guandules de la Capital.

Además, habría asesinado a Selsi Delfin Jones y Kelvin en La Ciénaga en 2015.

Tenía fichas de haber herido a Franck Luis Ramírez Ramírez, Joel Cuevas Polanco, José Alberto Guzmán Tejeda e Igno Cabrera en una riña en la cárcel de Azua en 2010.

Señalado de haber cometido varios robos a mano armada en 2009.

Su muerte y la compañera sentimental alcanzan ribetes derivado del sicariato.

Suceden en momentos en que el país ha visto incrementarse los asesinatos por encargo.

Y no deja de sorprender otro suceso en Bonao en que fue asesinado el empresario Jeffrey Alexander Tavarez de 27 años.

Aquí se señala a su esposa Dauriza Burgos de haber contratado a Alexander Tavarez de recibir 300 mil pesos para que lo matara.

Al decir de la Policía acuduieron otros asesinos llamados Dauris Burgos Santos, hermano de Duraliza, Pedro Luis Henríquez, Jorge Andy Herrera Núñez y David Adames Villamán.

Estos y otros hechos causan asombros enel país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario