viernes, 29 de junio de 2018

Hombre con lesiones graves en la cervical se gradúa de abogado.



Por Marcelo Peralta y José Alfredo Espinal.
Santiago, R.D.- Viajó todos los sábados durante cuatro años en silla de ruedas desde Villa Isabela, Puerto Plata hasta la Universidad Abierta Para Adultos (UAPA), de esta ciudad.
Su sueño era ser profesional rompiendo las barreras de sus limitaciones físicas.
José Manuel Cruz Vélez, de 57 años de edad, quien se licenció de la Carrera de Derecho con muchas dificultades debido a su discapacidad.
De inhabilidad física a causa de un accidente en una playa.
En vez de deprimirlo, sirvió de motivación para alcanzar su sueño de ser profesional.
Ahora sus aspiraciones van más lejos, busca convertirse en el fiscal de su pueblo.
Por su perseverancia Cruz Vélez  exhibe su anillo de graduación como  licenciado en Derecho. 
Él fue parte de un grupo de 927 nuevos profesionales que recibieron sus títulos en la quincuagésima tercera graduación ordinaria de la UAPA, efectuada recientemente en el  recinto Santo Domingo Oriental.
Labora como encargado de Asuntos Sociales del Instituto Agrario Dominicano (IAD), en el municipio de Villa Isabela.
Como profesional del Derecho iniciará en los próximos días un diplomado en Lavado de Activos, el cual se enmarca dentro de sus planes de formación para aspirar a  fiscal de su pueblo.
“Tengo un aprecio enorme a la UAPA, porque me abrió las puertas a los que no podíamos hacer la carrera. Esta es una oportunidad para los adultos nos integremos a competir en el mundo globalizado e insertarnos a la labor productiva”, expresó.
Dijo que el entonces presidente de la República, Leonel Fernández, lo reconoció durante su gobierno.
Además, el gobernante de entonces, dijo que lo motivó a continuar con sus estudios a pesar de lesiones cervical cuadriplejia, que le impiden casi todos los movimientos del cuerpo, como consecuencia de un accidente sufrido en una playa de Villa Isabela.
Tras cuatro años viajó a la universidad siendo asistido por su hijo, Miguel Polanco.
Fue su hijo que les escribió todas las clases, ya que su incapacidad física no le permite usar sus lápices y muchos menos el teclado del computador.
“Me siento muy emocionado porque inicié esta carrera y gracias a Dios,  a la sociedad y a mis amigos la he terminado”, expresó el ahora abogado.
Al lograr egresar de una carrera universitaria con sus limitaciones físicas y la distancia que tuvo que recorrer durante cuatro años y en silla de ruedas.
Con este título, José Manuel Cruz Vélez les envía un claro mensaje a los jóvenes de que la perseverancia es la mayor inspiración de que cuando se quiere, se puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario