domingo, 21 de febrero de 2016

Heroicidad de Santiago Rodríguez y el protagonismo de los noroestanos.


Santiago Rodriguez.
 Por Marcelo Peralta 


Este lunes 22 de febrero del 2016 debía ser recordado como una fecha memorable, porque un 22 de febrero del 1863 fue que se produjo la sublevación de Sabaneta y Los Almácigos contra la anexión del país a España.
Dio los resultados esperados el movimiento planificado, inspirado, organizado y concienciado por el prestigioso de Alcalde del pueblo de Sabaneta, siendo virtualmente fundado por él mismo, el bravío Santiago Rodríguez.
Desde hacia tiempo, Rodríguez venía conspirando y difundiendo la idea restauradora.
Era un patriota depurado, con participación en las luchas nacionalistas desde los días del movimiento de La Reforma bajo la dominación haitiana.
La administración española quiso servirse de su prestigio designándolo Alcalde de Sabaneta, posición que gustosamente aceptó porque desde ese cargo podía encubrir sus propósitos reivindicadores.
Su plan era iniciar la Revolución Restauradora al cumplirse el aniversario de la Independencia el 27 de febrero de 1863, y al efecto había extendido el movimiento hasta Santiago, Puerto Plata, Moca, La Vega, San Francisco de Macorís, San José de Las Matas y los pueblos de la Línea Noroeste.
La sublevación es uno de los fenómenos  en l que grupos sociales están descontentos por acciones que corroe a un conglomerado humano respecto a una situación determinada.

A lo largo de la historia republicana en el país ha habido movimientos sociales, que aunque no son muy estables como para generar cambios, sin embargo, el levantamiento de Sabaneta y Los Almácigos del 22 de febrero del 1863 si surtió sus efectos.

La heroicidad del coronel Santiago Rodríguez del día 22 de Febrero de 1863 fue que motivo a que Sabaneta Novillo se alzara contra el Gobierno Anexionista del Imperio Español, instalado en el año 1861 constituyendo el golpe “mortal” para ese rompimiento de esa especie de “camisa de fuerza” que tenía el país.

El ideólogo y sustentador de este proceso ha sido el general Pedro Santana, con el objetivo de recibir “pingues” beneficio personales y perjudicando al país.
La oposición fue masiva y no se hizo esperar y en estallido se generó y surtió sus efectos.
El general Santana quien gobernó al unisonó e hizo creer al Gobierno de España que el pueblo estaba de acuerdo con esa decisión.
A poco tiempo hubo desacuerdos en la sociedad con esa acción antipatriótica de un hombre que creyó que la República Dominicana era suya y que la gobernaría como una finca a su libre albedrío.
Pedro Santana recibió de inmediato la repulsa del Padre Fernando Arturo de Meriño quien protestó formalmente mediante un sermón y luego intentó organizar un levantamiento militar de carácter nacional, pero fracasó en esa iniciativa.
El patriota Francisco del Rosario Sánchez, desde e exilio, al conocer que Santana había negociado la Independencia Dominicana frente a España, decidió organizar un levantamiento militar para impedir que la Anexión fuera una realidad.
El proyecto de Sánchez que denominó “La Revolución de la Regeneración Dominicana”, recibió el presidente de Haití, Fabre Geffrard, quien permitió la utilización de su territorio para organizar el movimiento y penetrar en la República Dominicana.

Junto a Santiago Rodríguez lucharon a “brazos partidos”  José Mártir, Pedro Thomas, Ignacio Reyes, Tomas y Pascual Saint Hilaire.


Además, tres heroínas sabaneteras Petronila Hernández, esposa de Alejandro Bueno, Josefina Bueno esposa de Santiago Rodríguez y su hermano Casimiro Rodríguez, y también, la nativa de Montellano, Agua Clara,  Petronila Gau, considera la mujer más valiente que existía en esa época e n toda la Región Noroeste, entre otros prohombres. 
Descubierto el plan de Sánchez por los “chivatos” del presidente traidor a la patria, el general Pedro Santana  ordenó el apresamiento del patriota al que mandó a fusilar.

No conforme con quitarle la vida al patriota, Santana obligó al Gobierno haitiano a pagar una indemnización por ofrecerle apoyo al plan Sánchez de defender su Patria.

El 2 de mayo de 1861 se produjo la rebelión de Moca en oposición a la Anexión.
Los insurrectos intentaron apoderarse de la Comandancia de Armas, sin embargo fracasaron en sus propósitos siendo derrotados.
Surgió otro intento en San Francisco de Macorís y Puerto Plata sucedieron levantamientos contra el dominio español y abortó igual que los anteriores.
El plan de Santana de anexar al país a España quitaba todos los derechos y poderes a los dominicanos y las autoridades españolas era quienes controlaban todos los movimientos económicos y militares hasta que en el 1865 le pusieron “termino” a los mismos, porque la oposición persistió.
En 1863 la comunidad de Capotillo en la provincia Dajabon se inició la Guerra Restauradora, con un levantamiento armado de carácter nacional que, después de 2 años, logró restaurar la Soberanía Nacional.
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario