domingo, 4 de diciembre de 2016

“No fue un accidente. Mis amigos fueron asesinados”: jugador de Chapecoense.

alt_avion_chapecoense
Moisés Ribeiro Santos, uno de los futbolistas del Chapecoense  que no viajó con el equipo a jugar la final de la Copa Sudamericana contra Atlético Nacional, aseguró que la única persona que tiene “la culpa del accidente es el piloto de la aeronave”.

“Mis amigos fueron asesinados. No fue un accidente”, afirmó Ribeiro Santos, centrocampista del club brasileño de fútbol Chapecoense, días después del siniestro accidente al peridodico ‘The Daily Mail‘. 

Es las declaraciones del jugador que no viajó porque se estaba recuperando de una lesión que presentaba, culpa únicamente al piloto de Lamia, Miguel Quiroga, que también perdió la vida en el incidente.

“El único culpable en esto es el piloto, nada ni nadie más”, aclaró el deportista, insistiendo que lo que ocurrido “no fue un accidente”. “Ha destruido muchas familias de toda la ciudad de Chapecó”, enfatizó Ribeiro.

“Seguramente habría estado entre los muertos” si no hubiera presentado la lesión, aseguró muy golpeado por lo acontecido. Como él, otros seis jugadores se salvaron al no viajar al partido de ida de la final de la Copa Sudamericana.

“En el momento que me lesioné, pregunté a Dios, y le dije a mi esposa ‘¿por qué yo?’. Hoy puedo ver que debido a mi lesión, Dios me libró”, agradeció.

El centrocampista asegura con ilusión que el Club Chapecoense “volverá a levantarse”. 

“Pasarán años y nunca habrá un equipo como este Chapecoense que conquistó el mundo”. 
“Toda esta buena voluntad y los tributos que están sucediendo en todo el mundo, nadie y nada podrán devolverlos”, añadió.

El aparato, que volaba a toda velocidad buscando el las luces del aeropuerto de Rionegro, tenía baja altitud.

Necesitaba una elevación superior de 10 mil pies para pasar por encima del cerro, pero en su última comunicación con la torre de control dijo estar a 9 mil pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario