martes, 4 de abril de 2017

Armada Dominicana restituye reloj de Montecristi.


Por Marcelo Peralta.
Montecristi, R.D.-El reloj público construido el dias 11 de marzo de 1895 e inaugurado el 29 de junio del mismo año instalado en el Parque Juan Pablo Duarte en la ciudad San Fernando en  Montecristi por iniciativa del venezolano Benigno Daniel Conde Vásquez que estaba dañado ha sido restituido por técnicos de la Armada de la República Dominicana, tras pedido del Alcalde Luis Méndez.

El reloj de San Fernando de Montecristi posee una altura de 96 pies, ha sido restaurado en tres ocasiones, su estructura impresionante es un lugar que atrae a cientos de turistas internos y externos quienes se toman fotos, hacen vídeos para mostrarlos en sus lugares de orígenes.
El 25 de marzo del 1895, a raíz de la firma del manifiesto de Montecristi, para la liberación de Cuba entre José Martí y México Gómez, el apóstol cubano dijo “este reloj muy pronto estará marcando la hora de la independencia de Cuba”, precisó
El reloj tiene forma de botella de champaña y aunque fue construido por idea del venezolano Benigno Daniel Conde Vásquez se hizo gracias a la recolección de fondos que realizó el Ayuntamiento para su compra.
Esta vez, el Alcalde Luis Méndez y el vicealmirante de la Armada Dominicana, Miguel Peña Acosta, reinauguraron el histórico y emblemático reloj público de esta ciudad donde asistieron concejales, empleados y personalidades de diversos sectores.
Tras años inactivo el aparato, tanto el Alcalde Méndez y el Concejo Edilicio solicitaron a la Armada Dominicana ayudar a reparación del reloj y la respuesta fue positiva.
El Alcalde dijo que ese importante patrimonio identifica a la ciudad del Morro y sería una vergüenza para los montecristeños que permaneciera dañado por más tiempo.
Está instalado en el Parque Juan Pablo Duarte el que tiene un valor histórico para el municipio San Fernando por ser uno de los lugares que tiene una de las más interesante historia que motiva a los visitantes conocer.
Es una estructura de hierro, construida en Francia por el relojero Jean Paul Garnier.
El Ejecutivo Municipal valoró la disponibilidad y desprendimiento de la Armada Dominicana y el reloj se pudo rescatar, mejorar y embellecer la estructura de hierro con una altura de 96 pies convertido en reliquia y símbolo de los montecristeños.

Mostró satisfacción por poner en marcha este reloj que identifica a los montecristeños por ser un patrimonio histórico y cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario