jueves, 27 de abril de 2017

La calma retorna lenta a Villa Riva.

Resultado de imagen para fotos de como estan las casas y las parcelas inundadas por las lluvias
Por Marcelo Peralta.

Villa Riva Provincia Juan Pablo Duarte, R.D.- Damnificados de las lluvias comenzaron a retornar a sus casas después que el Río Yuna disminuyó sus crecidas, pero la alegría podría desvanecerse porque la Dirección General de Meteorología pronostica que este viernes y sábado retornarían las lluvias.
 Debido a las lluvias e inundaciones de sembradíos y viviendas decenas de familias tuvieron que abandonar sus hábitat para ser reubicados por las autoridades en centros educativos de la zona a fin de evitar tragedias humanas.
  Las peores situaciones se registran en el Bajo Yuna debido al descenso de las aguas de la Cordillera Central que se deslizan hacia las zonas bajas de la Provincia Juan Pablo Duarte en la Región Nordeste, las más productivas de arroz, plátanos, ganado vacuno, lechero, de engorde y rubros de ciclos corto.
 En la actualidad la economía de este municipio se sustenta en la agricultura del cultivo de arroz, plátano y cacao y se beneficia de su producción de ganado vacuno y porcino.
Mientras que con el objetivo de garantizar sus cultivos, agricultores asentados en el proyecto AC-46 ubicado en El Limón del Yuna, con el auxilio del Director del Distrito Municipal Agua Santa trataron de  reforzar el muro de contención que proteges las viviendas y sembrados de las aguas del río Yuna.
 Tratan de retener las aguas del río Yuna, a fin de conservar los sembrados y evitar reducir los efectos de inundaciones en las viviendas y cultivos agrícolas. 
 Este jueves las aguas del Río Yuna comenzaron a descender lo que permite que las familias desalojadas reiniciaran  su retorno a sus casas.
 Pero, son advertidas por miembros de la Defensa Civil de que deben estar alerta por el reinicio de las lluvias ante la llegada de una nueva vaguada para este fin de semana, por lo que se pronostica que el Río Yuna volverá a crecer. 

El municipio de Villa Riva es uno de los más grandes de la Región del Cibao está ubicado a las orillas del Río Yuna que suple sus aguas para miles de personas, animales y los cultivos vegetativos.
De altas producciones agrícolas son las comunidades de Agua Santa del Yuna, Barraquito, Cristo Rey de Guaraguao y Guáranas Arriba.
Villa Riva lleva el nombre en honor al autor del ferrocarril de La Vega al municipio de Sánchez, Don Gregorio Riva, época que se remonta a finales del siglo XVIII en que el comercio en esta región era realizado en grandes canoas para cruzarlos por las aguas de los ríos Yuna y Camú.
A de entenderse que durante el siglo XIX, se llamaba Almacén de Yuna y luego se cambió a San Antonio de Yuna.
En el año 1876, Villa Riva tenía categoría de municipio y asignado a la Provincia de La Vega y al crearse la de Juan Pablo Duarte en el 1896 pasó a ser municipio de ésta.
No obstante fue a partir del 1890 que de manera oficial recibió su nombre en honor a Gregorio Riva, el promotor del ferrocarril que cubría la ruta Sánchez perteneciente a Santa Bárbara de Samaná y La Vega que provocó el inmenso desarrollo económico en la zona.
Don Gregorio Riva, uno de los hombres más grandes que dio la ciudad de Moca Provincia Ulises Francisco Espaillat y que más colaboró con el desarrollo de la Región del Cibao, por ser un hombre singular, visionario, emprendedor imperturbable, de fe en sus proyectos, perseverante, con sobrada constancia y determinación.
Riva rompió prejuicios, torció voluntades, quebró tabúes, innovó, removió obstáculos, abrió camino al progreso y a la generación de riqueza.
Nació en Moca, el 24 de diciembre de 1833, hijo de Ramón Valentín Riva y Ramona Guzmán Rodríguez.
Tenía tanta destreza que cursó los estudios de la secundaria e inició la Carrera de Ingeniería que aunque no la concluyó en la vecina Isla de Puerto Rico, no obstante con los conocimientos adquiridos hizo grandes vías férreas.
Casó en 1857 con Paula Álvarez, también de origen mocana, madre de sus hijos Adela, Mercedes, Sergio, Paula, Cristina, Rafael, María Estervina y Rosa Ana.

La desaparición del ferrocarril representó una crisis económica para Villa Riva y sus pueblos vecinos, aunque surgieron otras fuentes de ingreso menores a la vía férrea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario