domingo, 30 de abril de 2017

La veneración de la cruz en Cotui.


Por Francisco Rincón.

Huyendo de los haitianos los cotuisanos desalojaron el poblado y se refugiaron en un cerro en la parte Sur de la ciudad en donde hoy está la Cruz.
Los haitianos al ver que los cotuisanos habían huidos, quemaron el pueblo incluyendo la iglesia, pero se salvaron.

Sucedió en 1805, un año después que el sanguinario Dessalines proclamara la independencia de Haití y se diera el título de emperador, se le ocurrió extender su dominio territorial invadiendo esta parte en poder de los franceses, pero habitada especialmente por mulatos, como en la actualidad, una mezcla del español y el africano, denominado ya desde hacía muchos años con el gentilicio dominicano; lo que significa que ya existía la nación dominicana con sus elementos imprescindibles: un idioma propio y su cultura diferente a las demás naciones del mundo.

Dessalines, Cristóbal y Petión con un ejército de 21,000 hombres cruzaron la frontera y luego de derrotar un pequeño grupo de dominicanos en Santiago de los Caballeros comandado por Serapio Reinoso del Orbe, tomaron rumbo a Santo Domingo, allí pusieron sitio a la ciudad,ya que ésta estaba amurallada, hasta que a las tres semanas de sitio llegó a puerto de Santo Domingo una escuadra de guerra francesa y los haitianos iniciaron de inmediato la retirada, pero de una forma violenta y salvaje contra todas las ciudades por donde pasaban, la primera víctima fue Monte Plata, quemaron, asesinaron y violaron a mujeres y niñas; la fatal noticia se supo en Cevicos, un buen cevicano dio la alarma a los cotuisanos, quienes de inmediato desalojaron la ciudad de Cotuí y se refugiaron en un cerro ubicado en la parte Sur de la ciudad, los haitianos al ver que los cotuisanos habían huidos, quemaron el pueblo incluyendo la iglesia, pero se salvaron.

 Los veganos hicieron lo mismo, huyeron de la ciudad, pero en Moca sus habitantes fueron sorprendidos por la avalancha criminal haitiana, los cuales fueron degollados casi todos en la iglesia, sólo se salvaron dos muchachas que buscaron refugio debajo de cadáveres. La matanza continuó en Santiago de los Caballeros hasta que los salvajes saciaron su sed de sangre.


Dessalines y su criminal ejército pasó por Cotuí el día 3 de abril de 1805, era viernes dolores, por ese motivo el viernes dolores de 1966, el párroco de la iglesia Inmaculada Concepción conocido como Padre Yauger, bautizó la lomita como "Cerro Dichoso" , dispuso la instalación de una cruz y que todos los viernes
dolores había que visitar el cerro dichoso en peregrinación como hasta ahora se cumple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario