viernes, 28 de abril de 2017

Sabanetenses consumen agua mala suministrada por INAPA.

Por Marcelo Peralta
Santiago Rodriguez, R.D.- Usuarios del Instituto de Aguas Potables -INAPA- denuncian que el servicio deficiente, malo, apestoso que por falta de planta de tratamiento por no ser tratado donde podrían surgir de enfermedades intestinales, estomacales, infectocontagiosas y de la piel.
Se quejan de que hay sectores que el líquido fluye a los hogares en horas de la noche cuando ya están acostados y al levantarse, los tubos no tiran ni siquiera “polvo”, teniendo estudiantes y empleados que irse sin bañar, aunque religiosamente sus padres pagan el servicio.
Dicen que por recomendación del Ministerio de Salud rehúsan almacenar el líquido en envases debido a la proliferación de enfermedades que acarrean la suciedad del agua
Usuarios del INAPA establecen que el agua que llega a los hogares es directamente del Río Yaguajal, sin un mínimo del proceso para el consumo humano, razón por la que llega impura, llena de residuos, basura, insectos y ocasiones con  olor desagradable.
Deploran que en múltiples ocasiones la situación denunciada, la cual compromete la salud de todo un pueblo, se viene generando hace años y las autoridades no atiendan el reclamo.
En septiembre del año 2011 en la gestión de Mariano Germán en INAPA el entonces Presidente de la República, Doctor  Leonel Fernández inauguró  el acueducto múltiple en San Ignacio de Sabaneta, construido  construido a  un costo superior a los 387 millones pesos y la obra no sirvió de “nada” porque el agua no llegaba a los hogares con la calidad requerida.
Su toma de abastecimiento y plata de tratamiento del  nuevo acueducto está ubicado en el paraje Los Cercaditos situado al Sur del municipio San Ignacio de Sabaneta, obra que es considerada como una especie de “estafa” y engaño contra la población.
Los sabanetenses dicen que ese acueducto y la planta de tratamiento fueron dos “estafas” vulgares  ya que ambas entraron en  la ruina a pocos meses de la entrega las que hoy están abandonadas.
“Esa planta de tratamiento está hoy hecha todo un desastre, desolada y destrozada” dicen comunitarios.
A pesar de la inversión millonaria de los impuestos que pagan los ciudadanos con los cuales se ejecutaron las obras.
Siempre y de acuerdo a las versiones de compueblanos las instalaciones de la planta de tratamiento llevan varios años fuera de servicio y de su estructura solo quedan restos, escombros y vestigios.
Y lo triste del caso es que las autoridades están de brazos cruzados debido a que el agua llega directamente del Río Yaguajal.
“Por eso, le atribuye una bendición de Dios que entre la población de San Ignacio de Sabaneta no se haya desatado una epidemia de enfermedades, a causa de lo infectada y sucia que llega el agua por cañerías”, dicen.
Piden al Gobierno una solución urgente de este problema, ya que una posible epidemia de enfermedades por una falta de atención oportuna, puede acarrearles un gran costo político a las autoridades.
Comunitarios se muestran sorprendidos de por qué las autoridades no se han preocupado del caso, el cual representa un tema tan esencial e importante como la salud humana.

Le preocupa que los dirigentes comunitarios no se hayan activado como lo hace en otros casos, y también, procura que los ojos del Gobierno no miren hacia esta población de la Región Noroeste en donde el Presidente Danilo Medina ha ganado de manera avasallante las dos elecciones en que se ha postulado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario