miércoles, 2 de septiembre de 2015

Dominicano pasa a la historia construye en Nueva York silla para el Papa Francisco.

Fausto Hernández. Dominicano.

El ingenioso dominicano Fausto Hernández, en la fabricación del emblemático inmueble tuvo la ayuda del mexicano Héctor Rojas y el nicaragüense Francisco Santamaría
 
Fausto Hernández en plena faena.

Por Sany Lora, Ana Payamps, Angel Peralta y Reyna Peralta.
Especial para prensaglobaldigital.
NUEVA YORK._ El ebanista dominicano Fausto Hernández, de 51 años de edad, el mexicano Héctor Rojas, de 30 años, el nicaragüense Francisco Santamaría, de 61 han construido la silla que usara el Papa Francisco I cuando este 25 visite la ciudad.
 
El dominicano Fausto Hernandez y en ingenioso invento. Al fondo la Bandera de la Republica Dominicana.El emblemático mueble, en acabados sencillos como la misma personalidad del Sumo Pontífice, será el sitio de descanso del Santo Padre en la misa que se oficiará en el Madison Square Garden.

 Francisco Santamaría, a la izquierda, y Fausto Hernández trabajan en la silla donde el papa Francisco se sentará durante una misa en el Madison Square Garden de Nueva York. Ambos trabajan en un garaje de Port Chester, Nueva York.
Aqui dando los toques finales del inmueble.Entre martillos y serruchos, el dominicano Fausto Hernández, el mexicano Héctor Rojas y el nicaragüense Francisco Santamaría, siguen escrupulosamente las instrucciones del hermano Sal Sammarco, de la congregación salesiana, quien no habla español.  El dominicano Fausto Hernandez tomando las medidas de la sillaabricada para el Papa.Son miembros del Centro Comunitario Don Bosco voluntarios y se dispusieron a sumarse a una misión que califica como una de las más trascendentales de su vida. 08-06-2015_031_PAPACHAIR
Las satisfacciones por la creatividad y el trabajo terminado.“El Papa Francisco habla por los pobres y son los pobres los que lo reciben en Nueva York”, aseguró. “Mi familia está orgullosa y comparte la felicidad que reina en mi corazón. Nuestra casa está bendecida por siempre”.
 08-06-2015_037_PAPACHAIR
El mexicano Héctor Rojas, otro miembro del Centro Comunitario Don Bosco trabaja en la silla del Papa.
El inmueble la usará el Papa Francisco I en la misa multitudinaria que celebrará este 25 de septiembre en el Madison Square Garden, cuando visite la ciudad.
 
Hernández, laboró en la fabricación del histórico asiento, después que fue escogido por la arquidiócesis de Nueva York, junto al nicaragüense Francisco Cruz y los centroamericanos Gonzalo Cruz y Héctor Rojas.
 
Los artistas, que fueron visitados por el cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, y los trabajos supervisados por Monseñor Kevin Sullivan en el Centro San Juan Bosco del suburbio de Yonkers, quien destacó la destreza y la entrega de los inmigrantes latinos para construir con amor, devoción y pasión la silla papal.
 
El diseño de la silla estuvo a cargo del dominicano Fausto Hernández y el equipo, fue aprobado previamente en Roma por el propio Papa Francisco.
 
La silla, al decir de Fausto Hernandez tiene musica y amplias comodidades.

Mostrando cómo quedará la silla, el dominicano dijo que es un gran orgullo para él, trabajar en la construcción del asiento del Sumo Pontífice, “porque se trata de una de las figuras más importantes del mundo”.

Hernández añadió que “creo que todos los países del mundo, quisieran que el papa los visitara”.

Destacó que será de enorme alegría, entregar la silla que ellos construyen para la misa que oficiará el monarca de la Iglesia Católica en el histórico e icónico Madison Square Garden, centro deportivo situado en la calle 34 y Séptima Avenida en Manhattan, y considerado la arena más grande del mundo.

“Estamos esperándolo con los brazos abiertos y él es una persona muy sencilla y muy humilde, que ahora mismito, todos los países del mundo quisieran que él los visitara”, agregó el ebanista dominicano.

Cruz señaló que la visita del Papa es muy importante para los Estados Unidos y cualquier parte del mundo donde llegue.

Monseñor Sullivan dijo que “nosotros somos un país de inmigrantes, donde siempre usamos los talentos que vienen de todas partes del mundo”.

El cardenal Dolan, que habló con los ebanistas y alabó el tallado de la silla, sostuvo que “al conocer a estos inmigrantes, se conoce la verdadera cara del respeto”.

El papa Francisco se sentirá como en casa cuando celebre una misa ante 20.000 personas en el Madison Square Garden de Nueva York el 25 de septiembre, arropado en parte por música en español y un público que contará con inmigrantes.
El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, dio detalles el miércoles sobre la misa y presentó la silla de madera hecha por inmigrantes hispanos que usará el pontífice durante la ceremonia.
También dijo que esos trabajadores estarán presentes durante el acontecimiento en el estadio.
“El papa quizás me diga que quiere conocerles.
Podré responderle entonces que aquí están”, dijo Dolan.
Francisco entrará al estadio en un vehículo abierto, parecido a un carrito de golf, desde donde podrá saludar al público y dar la vuelta a la enorme sala, dijo Dolan.
La misa será normal — con un coro formado por 125 personas y una orquesta de 40 — en la que se escuchará el “agnus dei” del reverendo argentino Abel Di Marco, quien realizó estudios musicales y se estableció en Puerto Rico en la década de 1970.
Jennifer Pascual, la encargada de la música para la ceremonia, dijo que escogió ese “agnus Dei” porque algunos colegas argentinos dijeron que el pontífice lo reconocería.
Unos 200 diáconos y 150 voluntarios ayudarán al pontífice a ofrecer la comunión.
El papa visitará Estados Unidos a finales de septiembre, pasando por Washington, Nueva York y Filadelfia.
Durante su visita a la ciudad, Francisco hablará ante Naciones Unidas, visitará el lugar donde antes se erigían las Torres Gemelas, Central Park y se reunirá con inmigrantes en una escuela de East Harlem, en Manhattan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario