sábado, 17 de octubre de 2015

Danilo Medina debe ser inexorable frente a Haiti.


Por Marcelo Peralta.
Las actitudes, la pugna, drama y chantaje montado por Haití causan la tensión e impactos en la sociedad y el presidente Danilo Medina debe ser inexorable a la República Dominicana.



Pareciera un relajo de ambos gobiernos y el Presidente Danilo Medina que es lo que nos importa como dominicano debe comprender que se está rebosando la paciencia y puede degenerar en algo de índole incontrolable.




Se puede llegar a creer que hay componendas recíprocas entre ambos mandatarios y mantener a la expectativa a la sociedad y una especie de entendimiento “vil”.




¿Por qué soportar chantajes a Haití?.




Nos llenaron el país de haitianos afectados de VIH, tuberculosos, famélicos mentales, de militares de los “tonton macoute”, se gasta millones de pesos que los dominicanos pagan para ser redistribuidos en obras y los destinan a legalizar a ilegales enemigos y tenemos que convivir con ellos.




Chantajean con la veda de productos dominicanos en procura de que le den millonada en dólares para dilapidarlos y el gobierno dominicano permite todo eso y callar, y ese silencio podria ser muy lesionador a la Patria de Juan Pablo Duarte.




Se les dan medicinas, alojamientos, alimentación, escuela,  instalen iglesias que predican en vudú, se alojan criminales con prontuarios de hechos, vendedores de drogas y traficantes de todo lo que es ilegal.  




Ante este patético cuadro es tiempo de que el presidente dominicano Danilo Medina hable claro y adopte una definición de qué es lo que lo que sucede y lo que depara al pais. 




¿A caso no son Haití y su presidente bailarín una especie de niño malcriado?.




República Dominicana ha soportado y permitido demasiado a un territorio desorganizado, sin estructura sólida, irrespetuoso, ingrato, violento, inestable, inseguro.  




Se tiene ya que fijar posición y actuar con firmeza y hacer valer los derechos de República Dominicana.




El gobierno dominicano por miedo, cobardía, presión o chantaje ha permitido que esto llegue lejos.




Ya está dando como un sabor algo “rancio y libresco”.




Es claro que el sello de egocentrismo del gobierno haitiano debe ceder.




Y el gobierno dominicano debe dejar de seguir con ese “jueguito” con el hombre dentro.




Es evidente que se parece al cuento de “el gato y el ratón”.


Refleja que en esto están metiendo las “cucharas” organismos internacionales y después darle el golpe asechado.

Medina ante el chantaje de Haití tiene que ser inexorable y actuar con una visión de equilibrio, firme y decidido a acabar con esto de una vez y para siempre.

Prsidente Danilo Medina, por favor no siga guardando silencio y dandol larga  a este asunto, que el remedio podria ser mas caro que la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario