lunes, 12 de octubre de 2015

“Día de la Raza”.

Por Marcelo Peralta.
El “Día de la Raza” o “De la Hispanidad” es la fiesta de muchos países hispanoamericanos.

Es el avistamiento de la llegada a tierra de Quisqueya por el marinero Rodrigo de Triana en 1492 y Cristóforo  Colombo a quien en América bautizaron con el mote de Cristóbal Colón como forma de adular a los europeos.

Se ha convertido en costumbre que en esta fecha la urna donde se supone están los restos del colonizador se abra por unas horas a fin se ser “apreciada” por los visitantes del monumento construido en su “honor”.

Los adulones llevan ofrendas florales, se hacen actos escolares, imparten charlas y conferencias en diferentes lugares del país con la finalidad de no pasar por alto la ocasión.

El Ministerio de Educación realiza actividades en esta fecha en el Altar de la Patria hasta el Alcázar de Colón. 

¿Por qué hay que festejar un día como hoy si los europeos acabaron como los aborígenes, saquearon las riquezas, cambiaron costumbres, hábitos, cultura, llenaron, llenan y llenarán nuestro espacio de foráneos, foráneos y famélicos?

La herencia cultural dejada por los europeos, especialmente los españoles en América y los adelantos que trajeron al Viejo Mundo, fueron un punto de partida para el desarrollo, sumado al tiempo los cuestionamientos hacia el trato a los pueblos indígenas y el saqueo de tierras.

El 12 de octubre es llamado “Día de la Raza” y “De la Hispanidad”.

Se instituyó para unir los pueblos que tienen en común su origen, su idioma, su religión y recordar que las naciones de América deben tratarse como hermanas por sus orígenes culturales, étnicos y racionales.

La historia dice que un 12 de octubre de 1492, Cristóforo Colombo-Cristóbal Colón- y sus secuases llegaron a Guanahaní, una isla del Atlántico que llamaron San Salvador.

Allí había un pueblo taíno, al igual que en la Hispaniola y los exterminaron y otros se salvaron cruzando el mar en canoas.

Para los pueblos contemporáneos el 12 de octubre marcó el encuentro de dos mundos.

Así no ocurrió para los españoles en la época.


Colombo tenía la creencia haber llegado a la India nunca a la Hispaniola.

¿Por qué hay que festejar un día como hoy si acabaron como los aborígenes, saquearon las riquezas, cambiaron costumbres, hábitos, cultura, llenaron, llenan y llenarán nuestro espacio de foráneos, foráneos y famélicos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario