miércoles, 14 de octubre de 2015

Obispos haitianos y dominicanos reunidos en Mao, abogan por diálogo franco y por acogida de emigrantes.

Obispos RD y Haití se reúnen en Mao
Obispos haitianos y dominicanos.
Hay sectores que propugnan para que entre Haiti y Republica Dominicana a partir del 2016 todo sea una sola nacion.

Por Marcelo PeraltaMao, provincia Valverde, Región Noroeste, República Dominicana.-Obispos haitianos y dominicanos realizaron aquí jornadas reflexivas y oraciones, a la vez que abogan por un justo diálogo bilateral entre Haití y República Dominicana, donde impere el respeto mutuo, sin injerencia forá­nea, que fortalezca la dignidad y que se ponga atención a los  empobrecidos migrantes.Obispos RD y Haití se reúnen en Mao
La legación de extranjeros la encabezaron los monseñores Launay Saturne, Obis­po de la ciudad de Jacmel  y Kennel Alphonse de Forte Liberté en Haití quienes se reunieron en la Resi­dencia Episcopal perteneciente al Obispado con sede en Mao, ubicada en el sector Hatico provincia Valverde en la Región Noroeste con su homólogo su Eminencia Reverendísima, Monseñor Diomedes Espinal.


Launay Saturne, Obis­po de la ciudad de Jacmel  y Kennel Alphonse de Forte Liberté, establecen que lo que queremos es compartirles a nuestras Diócesis Fronterizas, a los dos pueblos, a los dos países, un mensaje con el corazón pastoral, confortados y alimentados por la Misericordia Divina, de manera que el Dios-Padre Misericordioso siga derramando su Misericordia, y ésta fortalezca la dignidad de todos y todas, con particular atención, la de nuestros empobrecidos migrantes.


Las reflexiones tuvieron enmarcadas y  contextualizadas desde las realidades que viven los migrantes haitianos, los desafíos pastorales de una sola Iglesia en dos países, a la luz del Evangelio y la Doctrina del Magisterio Eclesial, especialmente el Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado.


Los religiosos abogaron porque Dios Misericordioso bendiga a los presidentes de Haití, Joseph Michael Martelly, y al dominicano Danilo Medina a fin de que fructifiquen los dos países en el justo diálogo bilateral con respeto mutuo y sin injerencia forá­nea.


Durante la actividad realizada en la casa del Obispo de la Diócesis  Mao Montecristi, aunque los periodistas no tuvieron acceso a la reunión, sin embargo se conoció que establecieron fue de que: “Queremos que se dialogue en un clima de amistad y fraternidad”.


Desde nuestra responsabilidad profética, sintonizados al bien y hermoso decir de Monseñor Kennel Alphonse, Obispo de Forte Liberté miembro de la misión, de que haya una misma Iglesia, nos exigimos y exigimos a los cristianos traducir la Misericordia en generosidad solidaria ante el dolor de nuestra gente, pues: "... hoy el Evangelio de la misericordia interpela las conciencias, impide que se habi­túen al sufrimiento del otro e indica caminos de respuesta que se fundan en las virtudes teologales de la fe, de la esperanza y de la caridad, desplegándose en las obras de misericordia espirituales y corporales" .


Y consideran que con el Evangelio de la justicia, es imposible obviar la fraternidad misericordiosa, marginando, discri­minando y excluyendo, ya que: "Los emigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos del planeta”.


En un escrito dado a conocer al terminar el encuentro entre los obispos haitianos y dominicanos establecen que “estamos llamados a ser testigos de la Misericordia, de manera que el amor de Dios sea revelado acogiendo al migrante”.


Y consignan que "la revelación bíblica anima a la acogida del extranjero, motivándola con la certeza de que haciendo eso se abren las puertas a Dios, y en el rostro del otro se manifiestan los rasgos de Jesucristo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario