martes, 27 de octubre de 2015

Santiago Rodríguez no se merece eso.

Santiago Rodríguez.
Por Marcelo Peralta.
El general Santiago Rodríguez que logró grandes hazañas en el Grito de Capotillo y la Guerra de la Restauración del 1863 no se merece esa “afrenta” y humillación que cometió la Alcaldía de San Ignacio de Sabaneta de destruir el Monumento construido en el paraje El Cantón en 1963 donde murió, con lo que busca borrar su memoria.
Este era el monumento original construido en 1963 por orden del presidente Juan Bosch, sin embargo, fue destruido por los genios del Ayuntamiento.

Quien lo haya ordenado, eso llena de vergüenza a la sociedad y las pocas miradas del silencio de puesta al sol de los compueblanos que observen con lánguidas penas, un deteriorado Monumento, encuevado entre estelas donde murió aquel quien fuera regidor, Sindico de San Ignacio de Sabaneta con más méritos que el actual y quien fue prócer de la Restauración de la República Dominicana.
Aunque por irresponsabilidsd de las mismas autoridades que lo mandaron a destruir, este monumento permaneciera entre yerbas, árboles de mago, sol, amordazado con letras, cementos y una tarja con un escrito que dice: “A la memoria veneranda del prócer de la Restauración general Santiago Rodríguez”, pero los destructores la esparcieron cerca de la alambrada a orillas de la carretera.
Los huesos del general con este atropello, no pueden estar en paz con la burla que se ha hecho y que busca borrar a como de lugar su memoria, que no haya pruebas de que nadie, nadie recuerde el hombre del héroe nacional, y quien fuera regidor y síndico de esta ciudad y pilar del Grito de Capotillo y de la Restauración de la República que sacara a los haitianos de esta tierra.
Como hombre y restaurador como fue, Santiago Rodríguez defensor de la Soberanía Nacional, las libertades ciudadanas y la separación de los haitianos y dominicanos no se merece ese trato tan cruel e inhumano.

Donde esta la masa de broca de los propulsores de este atropello a la memoria del procer?
A quienes cometieron el crimen de destruir el Monumento a Santiago Rodríguez no les importa su existencia que se recuerde y tampoco que fue el presidente de la Republica, profesor Juan Bosch que lo mando a construir en el 1963 para que perdurara su recuerdo.
Pero tiene que haber alguien que eleve su voz para espantar las tinieblas y proceda a servir de lámparas que ilumine a los insensatos que cometieron esta abominable acción.
Es posible que por la falta de conciencia se hayan dado cuenta del deterioro causado a la memoria del general Santiago Rodríguez sin evaluar que fue regidor y Alcalde de este municipio con mas pulcritud que el actual y la titanica lucha y rol en la Guerra de la Restauración de la República poniendo en riesgo su vida para salvaguardar la generación pasada, la actual y porvenir.
Es una lástima la pobreza humana que rodea a quienes cometieron este crimen y evidencia que estan carentes de cerebro y conciencia, porque ordenaron destruir el Monumento al general Santiago Rodriguez construido en 1963 por el Presidente de la República, profesor Juan Bosch constituye ofensa triple.

Les faltaron el respeto a Santiago Rodriguez, al presidente Juan Bosch y a la sociedad. 
Para que triunfe el mar, se hace necesario que los buenos sabnaneteros no hagamos nada, que aunque no encontremos eco denunciando este mal comportamiento, haremos retumbar la voz para que no nos ahogue el silencio en el olvido.
La verdad, no debe seguir oculta, pero da vergüenza que autoridades quieran que la memoria del general Santiago Rodríguez siga en silencio a pesar de los aportes que hizo al país.
Si con autoridades como las actuales en el Cabildo de San Ignacio de Sabaneta quieren apagar la memoria de este insgine hombre no lo lograran y que siga en silencio su lucha por la Patria están muy equivocadas.
Hay que hacer una cruzada a fin de boicotear la inhumana maniobra contra este Monumento, que aunque por años permaneció abrazado a las malezas, pero debieron dejarla como estaba si su existencia les molestaba.
¡Santiago Rodríguez no se merece ese atropello!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario