viernes, 4 de diciembre de 2015

Hija de exrector de la UASD inventa drones que concita atención mundial.


Paola Santana
La autora es la abogada Paola Santana Mateo. Aunque no tiene permiso el invento ha sido puesto en prueba en Estados Unidos, África, Haití y en República Dominicana.
Por Marcelo Peralta.presnsaglobaldigital.Santo Domingo, R.D.- La hija del exrector de la UASD, Roberto Santana y Soledad Mateo, la abogada Paola Santana Mateo quien estudio en la NASA ha inventado una clase de drones capaz de transportar cargas a zonas de difícil penetración, invento que es estudiado por ejecutivos de la tienda de comercio físico AMAZON de Estados Unidos y con posibilidad de expandirlo al mundo entero. 
Una joven dominicana, graduada de abogada, concita la atención  mundial por haber fabricado “drones” no tripulados para llevar y recoger alimentos y medicinas a zonas inaccesibles en caso de desastres naturales. Otras de sus funciones de estos aparatos no tripulados por humanos tienen como misión especial de que son capaces de salvar muchas vidas en caso de desastres.
Tras su salida al mercado de este aparato la compañía del comercio online y de física “Amazon” de Estados Unidos lo ha tomado para estudiarlo, ponderarlo y proyectarlo para posible comercio mundial.
 La creación de la joven talentosa dominicana ha corrido como “pólvora en hojas secas” por el revolucionario proyecto, a pesar de que no conoció el sentido de la palabra “emprendedor” hasta su llegada a los Estados Unidos, a donde viajó para estudiar becada en la NASA.
 Tras su innovadora creación, Santana Mateo ha regresado a Santo Domingo, República Dominicana con la esperanza de poner el proyecto en marcha aquí. Sin embargo, busca y espera de que las Fuerzas Armadas de la República Dominicana y los organismos que regulan el vuelo aéreo otorguen el permiso para ponerlos volar en el país.
Dice que en la República Dominicana y Haití, las autoridades de aviación  "tienen la capacidad de jugar más y ser más libres a la hora de tomar decisiones sobre la regulación", de ahí que en el país Matternet ya está discutiendo la creación de normas de vuelo con aviones no tripulados en la aviación dominicana.La autora del proyecto dice que este inicia hace dos años y medio en la Singularity University, donde ella y los cofundadores de Matternet se enfrentan al reto utilizar la tecnología a fin de que contribuya a resolver un gran problema del mundo. Los beneficios que pueden obtenerse de una ampliación de este proyecto los grafica el estudio de caso que Santana Mateo y sus socios han realizado en Maseru, capital de Lesoto, en el sur de África.Por lo pronto, aunque no tiene permiso oficial, no obstante, el proyecto ya hace pinitos en Haití, donde ha supervisado vuelos de prueba no tripulados de Matternet, uno de ellos sobre el Palacio Nacional y otro sobre un campo de refugiados. “Hemos entregado medicamentos y chocolates para los niños, y les encantó”, dice Santana Mateo. Los drones Matternet son pequeños helicópteros que funcionan con baterías, y conscientes estas de las limitaciones”, “pero nos sirven para cubrir las zonas pobladas donde saben deben detenerse para dejar y recoger un paquete y en ese momento cambiar la batería en las estaciones de aterrizaje”.
 La jurista, es parte de cuatro jóvenes inmigrantes, fue la gestora de la empresa Matternet, un proyecto que el periódico Huffington Post destaca en un elogioso reportaje. Su sueño y sus socios es ver los cielos surcados por drones –los aviones no tripulados- útiles al desarrollo humano y no a la guerra. En los Estados Unidos, la compañía codirigida por Santana Mateo ha hallado dificultades para obtener los permisos de aviación.Básicamente, el objetivo es que en lugar de misiones bélicas, los drones utilizados por Matternet entregan paquetes, superando la infraestructura tradicional,  “para crear un mundo conectado por aviones pequeños y no violentos” que, en los Estados Unidos, “podrían reemplazar el anticuado sistema postal”. Y       que en los países pobres, a través de los drones se puedan conectar a las comunidades rurales con  los mercados, aliviar pobreza, entregar suministros alimenticios y medicamentos a los necesitados. La visionaria joven dominicana Santana Mateo previene que en el futuro próximo, piensa tener operaciones en pequeña escala en lugares donde las necesidades son enormes y el impacto también puede ser enorme. Está convencida de lo rentable de su invento que beneficiará bastante a países con poca infraestructura, como Haití y la propia República Dominicana, la diferencia de costos entre estos dos modelos de interconexión es crucial. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario