martes, 1 de diciembre de 2015

Invidentes con un mes frente al Palacio de Gobierno denuncian amenazas de policías.


Los reclamantes.

Ana Garcia.

Por Marcelo PeraltaSantiago, R.D.- Una de las invidentes que reclaman al gobierno aumentar el presupuesto destinado a ese sector denuncian atropellos de un mayor de apellido Pérez Encarnación.



El oficial es el encargado del operativo para impedir que los invidentes incursionen a las periferias del Palacio Presidencial.

Oficial amenaza a mujer invidente durante protesta frente al Palacio Nacional

Ana García, invidente acusa al agente de agresiones físicas, verbales y las amenazas de muerte al que responsabiliza de lo que suceda durante la protesta y ocupación del área.




Se queja de que ese oficial y otros miembros las amenazaron de muerte y de que los sacarían a “empellones” en horas de las noches, bajo la premisa de la ausencia de los periodistas.



Además de las amenazas, García acusa al oficial de retirar una lona que utilizaban para protegerse del sol y las lluvias.




La vocera de los protestantes, quienes demandan que el Presidente Danilo Medina aumente la subvención que denunció que los Policías iniciaron la agresión tras un equipo de prensa marcharse del lugar. “Ustedes no se conforman con salir en un programa de televisión, el programa de Nuria, y ahora vienen y llaman a otro”, fueron algunas de las palabras un mayor de apellido Pérez Encarnación miembro del operativo policial, dice Ana García responsable de la denuncia.

La portavoz dice que los agentes llegaron a la Plaza Benito Juárez a eso de las 1:30 de la tarde, y luego de que se retirara un equipo de prensa que acudió al lugar, comenzaron a agredir a empujones a los discapacitados visuales.


Deplora el mal e inhumano comportamiento de los agentes de Policía ya que con la protesta están en pleno derecho de reclamar al Gobierno mayor partida presupuestaria.


La invidente no solo se queja de las agresiones físicas de los agentes, sino que a pesar de sus limitaciones visuales,  los agentes de forma violencia y desconsiderada quitaron el banco donde se sentaba y la lona que usaban para mantenerse en el lugar protegiéndose del sol y de la lluvia.


“Nosotros le pusimos resistencia, a mi compañera y a mí nos arrastraron, empujaron, halaron por los cabellos, nos tiraron a la lona, nos lanzaron una sombrilla encima”.


Y agregó, nos advirtieron que debíamos abandonar la zona porque en la noche cuando nadie circulara por el lugar nos sacarían y porque los periodistas no están a esas horas.


Responsabilizó al mayor Pérez Encarnación de lo que le suceda, al indicar que en los 57 días que tienen en protestas, no han exigido nada que no sea un derecho.


“Estamos exigiendo una promesa que el Ministro del Ministerio Administrativo de la Presidencia, José Ramón Francisco de Jesús Peralta Rodríguez nos hizo y al enterarnos que no ha cumplido hemos iniciado la protesta” dice.


García denunció que, aunque no tiene prueba para demostrarlo, existe la certeza de que un miembro de la Policía Nacional intentó “propasarse” con ella y sus compañeras, haciendo creer que era ciego, mientras utilizaba un apartamento del lugar que le facilitan a ella y a otras de sus compañeras para bañarse. “Cuando yo le pregunté: Qué es lo que pasa?.


Ese  Policía me dijo, a pues tú ves, pues tu siente.


Ahí yo le contesté, pues claro, se supone que yo siento”, dijo García.


 Reacciones.


“Eres una mujer y minusválida, si no fuera así...”, “si me pone la mano tiene problema co...”, estas fueron las advertencias que le hizo un oficial de la Policía a una invidente que protesta desde hace varios días frente al Palacio Nacional, junto a un grupo de personas con la misma condición.


El incidente se produjo en la Plaza Benito Juárez, frente a la casa gubernamental, en donde el grupo de discapacitados visuales amanece desde hace varios días, en demanda de que se incluya en el presupuesto de 2016 una partida que se le asignó para el año en curso al Centro de Capacitación para Ciegos.


Un vídeo sobre el incidente, los policías insistían en que el grupo de invidentes desocupara la plaza, a lo que la señora amenazada respondía que no se iban a mover y le pedía a los agentes que se callaran.


“Cállese, que aquí vamos a pasar”, “váyase usted a la mier...”, advertía la señora, que fue obligada a bajar varios peldaños de la plaza, mientras un policía la tomaba por los brazos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario