martes, 2 de agosto de 2016

Un exmiembro del ERD muerto, 22 casas destruidas, perdidas millonarias en incendio en El Ejido en Santiago.


El incendio en el sector La Yagüita de El Ejido afectó alrededor de 20 viviendas.

Por Marcelo Peralta
Fotos Marcelo Peralta y cortesia el diario libre

Santiago, R.D.-Un exmiembro del Ejercito Nacional Dominicano muerto, 22 casas destruidas, pérdidas millonarias y tensión, es el resultado de un incendio ocurrido en el sector El Ejido al Norte de Santiago la noche de este lunes.

El muerto es Alejandro Espinal, de 72 años de edad, quien al ver que su casa era devorada por las llamas sufrió un infarto y murió minutos después en un centro de salud cercano a la zona de la tragedia.

El jefe de la Dirección Regional Cibao Central, general José Alejandro Acosta Castellanos, confirmó la muerte de Espinal y la destrucción de las 22 casas devoradas por el fuego.

El voraz incendio comenzó al caer la noche y se prolongó hasta casi las diez de la noche.

El siniestro inicia en la calle 23 y la cantidad de viviendas destruidas podría superar la veintena.

El incendio en el sector La Yagüita de El Ejido afectó alrededor de 20 viviendas.

Unidades del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Villa González, Hato del Yaque, Licey al Medio, Zona Franca Industrial y empresas privadas acudieron a sofocar las llamas.

Vecinos colaboran con cubos llenos de agua, para sofocar el incendio.

La tensión se apoderó  a los residentes en ese empobrecido sector donde muchas familias han perdido sus hogares devorados por las llamas.

Vecinos colaboran con cubos llenos de agua, para sofocar el incendio.
La situación se hace más difícil debido a la crisis de agua por parte de CORAASAN y la Empresa Distribuidora de Energía del Norte-EDEJNORTE- suspendieron el servicio en la zona.

Hombres, mujeres, niños, adolescentes y jóvenes usando cubas y latas acuden al área a ayudar a los afectados.

Fuegos frecuentes en El Ejido.

Ha de recordarse que un siniestro que se produjo al medio día de un lunes en el 2013 un total de 40 casas quedaron devoradas a cenizas.

Durante 4 horas después fue cuando miembros del Cuerpo de Bomberos de Santiago y de Tamboril, así como de la Defensa Civil, lograron controlarlo.
Debido a la humareda, seis personas fueron intervenidas en centros de salud, tras desmayarse, mientras un integrante de la Defensa Civil recibió atenciones al lesionarse con un clavo.
Los pocos ajuares que lograron ser salvados fueron llevados a la Congregación Cristiana de la comunidad. Otros no pudieron salvar nada y quedaron a la intemperie.
Las dificultades para penetrar a la zona donde fueron levantadas las viviendas impidieron que lograran sofocar más a tiempo el fuego.
El hecho ha provocado pánico en los residentes de la zona debido a que el siniestro se ha propagado de manera acelerada y temen que más viviendas resulten afectadas, a pesar de la intervención de los bomberos.
La mayoría de los afectados no sabía dónde pasaría la noche, pues las autoridades encargadas de prestar ayuda social y económica solo se presentan días después de ocurrir la tragedia, debido a que no cuentan con presupuesto suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario