miércoles, 9 de septiembre de 2015

Subversión, sicariato, planificación: “Coincidencia”.

 
Por Marcelo Peralta

 Fotos cortesía de José Zapata y Danny Gómez.
San Ignacio de Sabaneta es una ciudad de gentes alegres, honorables, estudiosas, hospitalarias, solidarios, de convivencia inigualables, sin embargo, insípidos políticos y “seudos” dirigentes “comunitarios” tiran por la borda los más de cien años de existencia de fundada de esta noble ciudad.
 Tramo e Las Caobas a San Ignacio de Sabaneta.

Los organizadores deben reconocer que eso no está bien el cometer crímenes ecológicos y constituye una insensatez, evaluar y cambiar los métodos es rectificar a tiempo y tener buenas intenciones de voluntad y firmeza que la ciudadanía respaldará sus luchas, pero así NO. Ese lastre tienen los organizadores que corregir para la posteridad, ya que cada árbol derribado es como asesinar de un golpe y porrazo a mil personas. Asi esta la carretera en Las Caobas, Santiago Rodriguez.

Destruir árboles y lanzarlo a las calles es bandidaje, libertinaje y contradice lo dicho por el presidente de la Federación de Organizaciones y Juntas de Vecinos”, Carlos Cabrera, cuando afirma que la huelga es para “preservar el medio ambiente”.

Eso lleva lo contrario de lo que es la  mística de la protesta. Miembros del Ejercito de la Republcia Dominicana-ERD- se presentaron a la zona para poner el orden.

Esos “subversivos y sicarios” que con hacha y machetes derribaron árboles para hacer sentir su ego  debe ser condenable y sancionado con toda la severidad y drasticidad que establecen las leyes y la Constitución si es que todavía existe, permite las huelgas y las protestas civilizadas, jamás vandálicas. 

Santiago Rodriguez y Valverde incomunicados por la huelga.

Bajo ninguna circunstancia, convóquela quien sea, jamás debe permitirse ese vandalismo y crímenes ecológico como los ocurridos en la sección Las Caobas trayecto a San Ignacio a Sabaneta impidiendo la libre circulacion de hombres y mujeres de "trabajo, produccion y de accionar sano, a quienes se les impidio cumplir con sus obligaciones cotidianas.


A mí nadie me va a meter en el “tu tú” de eso de cortar árboles en apoyo a una huelga, está bien “coño”, hágalo quien lo autorice y planee. 

Si alguien de los organizadores cree que eso es civilizado que me “riposte” y encause procesos judiciales en mi contra, porque como ciudadano y abanderado de la naturaleza, nunca apoyaré ese tipo de crimen ecológico venga de donde proceda. 

Eso es una falta de respeto a la dignidad humana, a la generación actual, a la porvenir, un crimen a la naturaleza, una falta de “tacto” de quienes organizan y promueven estos tipos de eventos y los desnaturaliza. 

Habría que establecer que si los convocantes del paro en busca de soluciones a males, mandaron a cortar árboles para dañar la naturaleza o se infiltraronpersonas ajenas a esa actividad.

¿O se les fue la situación del control?.

Lo que si prensaglobaldigital cree que los organizadores de las protestas deben sacar de sus filas a esos “subversivos y sicarios” destructores de la naturaleza para que tengan moral y fuerzas al reclamar.

La violencia trae violencia.


Cortar un árbol afecta a quienes viven en esos sitios donde se produce la depredación, no a los insípidos políticos que prometen y no cumplen las obras sociales.

Eso es subversión cortar árboles y desdice el grado de cultura y conciencia de quienes cometen este tipo de acciones que no miden las consecuencias venideras.

Como ser humano no apoyo acciones vandálicas, hágala quien lo haga, venga de donde venga sin importar su investidura ni roce social, posición económica, porque el mal nos afecta a todos y todas.

Estoy consciente de la esencia de la protesta que es e3n reclamo de obras prometidas y no cumplidas, sin embargo, cortando los árboles no se gana una lucha y repito jamás estaré de acuerdo con acciones así hágala quien la haga y sé que me ganare critica.

Las críticas vendrán contra mí de los organizaciones, porque de eso tengo experiencia ocurrido con otros comunicadores y periodistas de otras poblaciones que reprochan esas acciones de cortar árboles para hacerse sentir en lucha.


Eso, ni me da frío ni calor, no me importa que hagan exacerbadas críticas, soy un ciudadano que no tengo compromisos políticos con nadie, sino con mi pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario