martes, 3 de noviembre de 2015

El ruidoso silencio del presidente Danilo Medina.

Por Marcelo Peralta

Preocupa a muchos dominicanos el ruidoso silencio del Honorable Presidente Danilo Medina.

El país se está cayendo a pedazos y el jefe de Estado callado.

Los escándalos en la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado-OISOE-, la burla de los pilotos franceses, los haitianos que agredieron a pedradas a inspectores de Migración, la entrada de miles por la frontera, el alquiler de los mercados binacionales a una compañía de Israel, preso muerto por tuberculosis, deforestación en campos del país, entre otros.

Nada de eso parece importar al Presidente de la República, Danilo Medina, a sus funcionarios palaciegos, colaboradores más cercanos y mucho menos a dirigentes del partido gobernante.

Es necesario que el Presidente Danilo Medina hable al país para que vuelva la confianza, retorne la tranquilidad a los hogares dominicanos, que disponga medidas de control a los precios en los supermercados y las farmacias convertidos en el terror de los consumidores.

El pueblo se está cayendo a pedazos honorable por lo que es una necesidad impostergable una alocución del jefe de Estado.

Presidente Danilo Medina con su silencio no mate los sueños y no cambie la historia de los dominicanos.

No es el silencio que regula la vida institucional dominicana, Señor Presidente y funcionarios palaciegos, sino lo que sucede a nivel del país.

Hay problemas en diversas poblaciones que deben ser solucionados en las áreas de salud, Educación, energía, Justicia, calles llenas de hoyos, basuras, pérdidas de valores morales por la introducción de antivalores, de su falta de cultura y patriotismo.

La delincuencia tiene de rodillas a las autoridades, varios policías asesinados, calles bañadas de sangre, creando una situación de terror en la población ya que salir a las calles a determinadas horas del día y las noches es riesgoso.

Todos tenemos derecho a la vida, vivir en paz, armonía, sosiego, porque para eso pagamos impuestos al Estado a que nos proteja y eso es lo que menos hay en el país en los actuales momentos.

El país ha sido llenado de haitianos que vagan por las calles dias y noches y muchos cometen delitos penalizados por las leyes.

Nos estamos convirtiendo en el país del desorden, inseguro, de terror, sin embargo, creemos que aun con usted honorable Presidente Danilo Medina hay esperanza de rescatarlo.

Me gustaría que lo que he escrito llegue a sus oídos y se convierta en la chispa inspiradora y motivadora que enderecen algunos “entuertos”.


Esta es la hora buena, Señor Presidente y debemos aprovecharla y hablar al país, porque sus palabras están haciendo falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario