sábado, 5 de diciembre de 2015

Muerte de Don Eligio González de 102 años de edad entristece.

Ricardo González Quiñones.

73 años suscrito en el Listín Diario donde leyó más de 210 mil horas. Su hijo Ricardo González rememora su legado.

 Por Marcelo Peralta
San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodriguez, R.D.-Ha sido muy triste para los sabaneteros la muerte de Don Eligio Arcadio González Blanco, a la edad de 102 años, asiduo lector del periódico Listín Diario al estar suscrito por especio de 73 años.

Don Eligio González
La ida a destiempo de éste humilde, legendario e ilustre ciudadano era el padre del arquitecto y escritor Ricardo González Quiñones.

Además, de Edgar González Quiñones quien fue empleado de la Editora Listín Diario en la Agencia de la Zona Norte con sede en la ciudad de Santiago.

Otros de sus hijos e hijas son los mellizos Ángel y Angelita González Quiñones.
 Vivió con un régimen de vida muy pausado y un hábito de lectura entre 6 a 8 al día durante 82 años ininterrumpidos.
Significa ello haber leído alrededor de un promedio de 210 mil horas.
Perdió a su esposa Doña Ángela Quiñones Castellanos de González con quien permaneció unida por 67 años hasta que aquel 16 de septiembre del 2009 falleció.
El Arquitecto González Quiñones al emitir una nota de agradecimiento a nombre de su familia por las muestras de solidaridad de los comunitarios dice sentirse muy agradecido por la demostración de respeto, cariño y amistad que tuvo este pueblo con ellos.
Al hablar concretamente de su padre  Don Eligio Arcadio González Blanco, el Arquitecto Ricardo González Quiñones lo definió como un hombre humilde.
Nativo de la ciudad San Ignacio de Sabaneta, nació en la calle San Ignacio esquina Libertad.
Vivió en la calle María Trinidad Sánchez 41 en el barrio La Joya ubicado al Sur de la ciudad San Ignacio de Sabaneta.
Tiempo después retorno a la calle San Ignacio hasta los últimos respiros de su existencia.
“Nos enseñó a respetar a los demás. A ser honestos. Nos educó. Nos condujo por el camino del bien en la vida. Y nos enseñó a tener lealtad”, sostuvo su vástago.
Su hijo Ricardo González Quiñones a nombre de la familia dice que su padre después de 102 años de vivir en paz con Dios y sin dañar a nadie, se “despide con un hasta luego”.
Reitera las gracias a todos los ciudadanos que estuvieron en el velatorio en la Funeraria, en el templo en la misa de  cuerpo presente y en el Cementerio Municipal en la despedida final.
De igual forma, a quienes formularon llamadas telefónicas alentadoras, mensajes de texto, coronas de flores, esos abrazos de solidaridad, por firmar el libro de condolencias, por hacernos sentir protegidos y amados por este pueblo.
 Desempeños:
Fue eficiente empleado de las sucursales de los bancos Agrícola y de Reservas, ambos pertenecientes al Estado Dominicano.
Laboró en la Oficina de Desarrollo de la Comunidad-ODC-, entidad también estatal, con sede en el municipio San Ignacio de Sabaneta provincia Santiago Rodríguez y a pesar de ser apartidista lo “cancelaron” por no responder a los lineamientos del Partido Reformista que a la postre dirigía los destinos del país.
Porque debía honrar los compromisos familiares emigra a la ciudad de Santo Domingo donde trabajó en las oficinas centrales de Rentas Internas donde por su grado de honestidad fue pensionado.
Cultivó solidas amistades con hombres, mujeres, adolescentes y niños de su natal San Ignacio de Sabaneta y otras ciudades.
Nunca tuvo diferencias con ninguna persona.

Practicaba la decencia y el amor al prójimo lo hacía caminar con pasos firmes y lentos por toda la geografía nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario