martes, 28 de marzo de 2017

Instituto Loyola de Dajabon reconoce a Jerry Dupuy de la empresa familia Barceló por apadrinar estudiantes.


Dajabon, R.D.-Para un hombre visionario no hay crisis, sino oportunidades y por sus destrezas sabes aprovecharlas.

Jerry Dupuy, Presidente del Consejo de Administración de la hoy empresa familia Barceló y Dupuy quien vino a la República Dominicana en una misión del Cuerpo de Paz y optó por quedarse y prosperó.
Esta empresa desde hace 14 años apadrina a 50 estudiantes que cursan la carrera de Agronomía en el Instituto Loyola en la provincia  Fronteriza de Dajabon, por lo que ha sido reconocida por esta institución educativa.
Dupuy ha demostrado su apoyo y solidaridad tanto a los estudiantes con al Instituto Agronómico Loyola.
Es necesario recordar la frase lapidaria Michael Porter un hombre versado en la economista estadounidense ampliamente galardonado y considerado como el padre de la estrategia competitiva  cuando establece que “Si quieren competir con éxito en un mundo globalizado, lo primero que tienen que hacer es tener gerencia de clase mundial, o no hay trato.”
Al ser reconocido por los consejos directivos y administrativos del Instituto Politécnico Loyola, Dupuy  agradeció la distinción, manifestando a la vez que eso lo compromete a seguir contribuyendo con el desarrollo de la sociedad dominicana.
Reconoce que vino a la República Dominicana en una misión del Cuerpo de Paz y decidió radicarse en este país formando una familia de tres hijos con Polita Barceló
La postura de Dupuy es que una empresa hay que manejarla con estándares mundiales como la practican los líderes empresariales de clase mundial y actúan en consonancia.
Hacerlo de esa manera puede ser muy beneficioso para su cliente, la gente y en consecuencia, para su cuenta bancaria que no se limita a dirigir una empresa, sino que examina la sociedad en que ésta ópera y el futuro que le espera, con el fin de proporcionar orientación y objetivos.
Hay que destacar que el caso de Dupuy es un buen motivador de su personal, ya que sabe la influencia que la motivación tiene en la eficiencia organizacional, promueve un ambiente donde a las personas les gusta trabajar, le obsesiona la calidad de su producto, servicio y la excelencia en el servicio al cliente.

Y observando su desprendimiento, altruismo y solidaridad con los estudiantes de limitaciones económicas que el Instituto Politécnico San Ignacio de Loyola lo reconoció y la sociedad dominicana valora esas contribuciones porque ayuda a estudiantes a prosperar y esforzarse por tener una profesión en el porvenir a la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario